jueves, 29 de enero de 2009

Unos acceden a las estrellas y otros a las letras

Este mes que termina, en concreto el día 4 de enero, se cumplió el 200 aniversario del nacimiento de Louis Braille. Google, tan aficionado a particularizar su logo para las efemérides, ese día escribió su nombre en el lenguaje que inventó Louis.

El mismo año se cumplen 400 años del invento que permitió extender la capacidad de los ojos a la exploración del cosmos, el telescopio de Galileo, y 200 del padre del invento que permitió a los ciegos acceder a la lectoescritura, y con ello a la cultura.

En la UPNA hoy se ha defendido un proyecto final de carrera (1) en el que se trataba el estado actual de la tecnología de apoyo a las personas con discapacidad visual. Es sorprendente como a pesar de existir cientos de desarrollos específicos, el Braille y el bastón siguen siendo las únicas "ayudas técnicas" que están plenamente extendidas. Para la gente que se dedica a diseñar ayudas, el ejemplo de estas dos debería estudiarse a fondo. Probablemente el sistema Braille se pueda considerar la primera "ayuda técnica" (2) de la historia. En Italia se lanzan dos millones de unidades de una moneda de dos euros conmemorativa de la efemérides. Aunque a mi eso de los aniversarios no me hace demasiada gracia, este podría haber tenido un poco más de repercusión local, que no todos los problemas de los ciegos se arreglan con los juegos de azar.

Por cierto, nos han rechazado una comunicación al congreso de la EUSE, con lo que no iremos a Praga esta primavera. Que no se diga que sólo se reseñan los propios eventos científicos cuando son positivos. Habrá que buscar que es lo que hemos hecho mal para volverlo a intentar una vez corregido.

--------------------
(1) Defendido por el estudiante, ya Ingeniero, de Teleco Iñaki Iragui y dirigido por mi.
(2) La primera ayuda técnica no mecánica, muletas, palanquines, sillas con ruedas, bastones y demás por supuesto que han existido antes.
Publicar un comentario en la entrada