jueves, 27 de julio de 2017

Comunicación mediada

Esta mañana me he cruzado con una persona que grababa un mensaje de audio, probablemente de whatsapp. ¿Por qué un mensaje de voz y no una llamada? Cualquiera sabe en ese caso, pero el hecho es que es una tendencia general: cada vez hablamos menos por teléfono. Tan es así que cuando suena te sobresaltas pensando que ha ocurrido algo malo.

A medida que se han ido sucediendo las posibilidades tecnológicas también lo han hecho los usos y costumbres, a menudo en contra de lo previsto por los diseñadores. Yo me incorporé a esta carrera con los teléfonos domésticos, analógicos, en los que se marcaba con una ruleta que hoy es ya de museo (literalmente). Frases de entonces eran: "llama después de la 8 que es más barato" y "no te enrolles, que el teléfono es para dar un recado y ya". Llamar era caro, y si te ibas al extranjero ya ni te digo. Con 15 años me mandaron un mes a Inglaterra y solo hablé con mis padres una vez. A pesar de ello los adolescentes teníamos tendencia a reiterar llamadas al mejor amigo (o a la pareja en caso de tener una). "¿Otra vez hablando con Gonzalo? pero si os pasáis el día juntos en el cole ¿qué tendréis que contaros?". Y más o menos así durante décadas.

Ya de muy mayor llegó el primer teléfono móvil. Y era exactamente eso: un teléfono que se podía mover. En su fase de introducción fueron un símbolo de estatus, pero en seguida se generalizaron y tener uno ya no era importante, el postureo pasó al modelo concreto que se tenía (fase que sigue hasta hoy). Como solo se podía llamar así era la comunicación, por eso sonaban en cualquier parte y resultaba incómodo en mucha situaciones. Aquellos teléfonos con una pantalla de texto mínima permitían unos mensajes cortos, los SMS. Aquello empezó a distorsionar la forma de comunicarse. Para un recado ya no hacía falta llamar, te dejo el mensaje y ya lo leerás cuando te venga bien. Y lo que empezó como un servicio complementario, poco menos que marginal, acabó con la parte del león. Cada vez se mandaban más mensajes y se hablaba menos. Y así 20 años (en su 20 aniversario se extrañaban de que dejara de crecer), hasta que los teléfonos se vuelven "smart", incorporan conexiones de datos y sobre la internet a la que se accede con esos datos aparecen sistemas de mensajería más potentes, como el whatsapp.
 

Y con el whatsapp (lo mismo vale para Telegram u otros) empiezan a generarse nuevas costumbres soportadas por las potencialidades tecnológicas que no tenían los sistemas anteriores: (i) Los grupos (ii) los grupos absurdos (iii) los grupos de desconocidos, reinventando el messenger, (iv) El envío de fotos (v) el envío de la ubicación (vi) el envío de mensajes de audio como recados autocontenidos, reinventando el SMS (ahora hablado) y (vii) la conversación fraccionada en mensajes de audio.

Todo esto ha ocurrido en pocos años. Whatsapp nace en 2009, aún no tiene 10 años y le ha dado tiempo a  pasar de los mil millones de usuarios, a cambiar de dueños... y a cambiar las formas de comunicación. Seguro que hay comunicólogos y sociólogos estudiando estos temas formalmente, pero como una tesis doctoral no dura menos de 3 años, la realidad se llevará por delante muchos de esos estudios.

Aquí estamos, pasado el 25 aniversario del primer SMS (que fue el 3 de enero de 2017) que acabó con ella y hemos recuperado la conversación como forma de comunicación, solo que ahora en vez de ser en tiempo real consiste en una sucesión de mensajes de audio. Así cada uno se puede tomar su tiempo para escuchar y pensar su respuesta. Ojalá se gane en profundidad todo lo que se pierde en frescura.

jueves, 13 de julio de 2017

Una aventura científica. Naturaleza física de luz y sonido

Esta semana se ha celebrado un estupendo curso de verano del a UPV-EHU en Donostia bajo la dirección de Fernando Cossio y Juan Ignacio Pérez. Se trataba de trazar un recorrido desde las partículas elementales al conocimiento. Los directores tuvieron a bien invitarme, lo que agradezco muchísimo. A continuación dejo las tranparencias que utilicé en la charla:



domingo, 2 de julio de 2017

#UIMP-DivulgaCiencia

Ha sido toda una experiencia (1). Gente estupenda, un ambiente magnífico y asuntos muy interesantes que tratar.

Si tuviera que quedarme con una idea diría que el despegue de la divulgación científica es ya imparable.

La semilla que plantó M. A. Quintanilla con la creación de las UCCs (y que se llevó una gran ovación en el curso) ha dado su fruto a pesar de la enorme sequía (de fondos) en la que ha tenido que crecer. Hay un plantel importante ya de divulgadores, ya no hace falta traducir tantos libros, muchos se escriben aquí. El interés que se muestra a través de las encuestas crece. Se prevé empezar a considerar en los CV del profesorado este tipo de actividades. ¿Qué falta, pues? Solo falta que gestionemos bien la crisis de crecimiento, que no se torne en gris rutina lo que ha nacido de la ilusión voluntarista pero desbocada de unas pocas personas pioneras.

El curso fue profusamente tuiteado, sobre todo por @emulenews , a mi derecha en la foto y más a la derecha @basatitxiki disfrutando de la magnífica sala que acogió el curso. Eso ha permitido hacer recopilaciones bastante detalladas como las siguientes:

Storify del curso completo (todo error u omisión culpa mía)

Storify de mi participación en el curso 

Un muy buen resumen del curso por uno de sus directores, @MicroBIOblog

Esperamos que haya más ediciones de tan estupenda iniciativa.

-----
(1) No he dicho de qué se trata, y en cuanto pase un tiempo habremos olvidado los detalles: #UIMPDivulgaCiencia es como se etiquetó un curso de verano de la UIMP titulado realmente "Encuentro Divulgación y cultura científica: diálogo Universidad- Sociedad" que se celebró en Santander del 26 al 28 de junio de 2017 y que fue dirigido por Ignacio López Goñi y Juan Ignacio Pérez Iglesias.

miércoles, 28 de junio de 2017

El Vermú de la Ciencia. Públicos disjuntos

Acaba de terminar la tercera temporada de "El vermú de la ciencia". Se ha emitido los domingos siempre que no hubiera fútbol u otras alteraciones de la programación. Se trata de una sección del programa "A vivir Navarra" (la parte local de A vivir que son dos días) en Ser Navarra. Conducido por Álvaro Valderrama, Javier Armentia y yo charlamos de algún tema científico con un poquito de humor. Por cierto, que coleccionamos los podcast AQUÍ.

Pero no se trataba (solo) de hacer publicidad, sino de comentar una observación que me viene llamando la atención: la repercusión del programa en tuiter y en el mundo real son prácticamente disjuntas. Cuando comentas en tuiter que va a comenzar el programa o de lo que va, apenas hay ninguna respuesta. Sin embargo, en el mundo real deben oírlo varios miles de personas (extrapolando de aquí). Además de vez en cuando me encuentro con alguna persona que confiesa que nos escucha habitualmente. O sea que oyentes si hay, lo que pasa es que no deben estar en tuiter o, al menos, no a la vez.

Ejemplos como el reciente espectáculo de Eurovisión (no comments) muestran que la tele no solo es compatible con tuiter, sino que se refuerzan: es más divertido ver esas cosas comentando en redes. En cambio la radio ocupa otro tipo de nichos de actividad y es más difícil esa compatibilidad con las redes sociales. Escuchamos la radio mientras hacemos otras cosas, cocinar por ejemplo (especialmente a la hora del vermú), cosas que no se pueden hacer mientras tecleas en la mayoría de los casos.

Es fácil de entender, y más cuando te das cuenta de que ambos públicos (el de la radio y el de tuiter) son muy pequeños en comparación con toda la población. Seguramente eso es lo que resulta tan raro: a fuerza de pasar tiempo en redes sociales se acaba generando la ilusión de que eso es el mundo y observaciones como esa arruinan la ilusión y de devuelven al suelo. Hala pués, ya desde el suelo continuemos explorando todos los posibles canales para la divulgación.

lunes, 26 de junio de 2017

Divulgación y docencia (UIMP)

Esta semana se celebra en Santander el curso de verano "Divulgación y cultura científica: diálogo Universidad- Sociedad", y los organizadores han sido tan amables de invitarme a hablar sobre divulgación y docencia. Las transparencias de la charla:


domingo, 25 de junio de 2017

Pentagramas en el cielo

(Esta entrada apareció en Naukas hace unos días)

Me dice Adela que le tengo que explicar que son esas cosas tan raras en el cielo.

Son nubes artificiales. Homogenitus y homomutatus. El resto de la entrada es la versión larga (ma non troppo).

Los gases que expulsan los aviones, y que son el resultado de quemar el combustible, incluyen un montón de vapor de agua. Dependiendo de las condiciones del aire en cada momento ese vapor de agua puede hacer distintas cosas. Muchas veces simplemente se dispersa en forma de vapor y nunca lo vemos. El vapor de agua es invisible, transparente como el aire. En otras ocasiones el vapor se condensa en forma de pequeñas gotitas de agua que quedan suspendidas en el aire y se congelan. Casi seguro que las de la foto son eso, nubes hechas de cristalitos de hielo procedentes de los gases de aviones que pasaban. En la vertical de Pamplona, un día de cielo muy estable, a la altura de crucero de los aviones probablemente el aire tenía poca humedad y estaba muy quieto. Así que las trazas de cada avión permanecían tiempo suficiente como para que se fueran acumulando líneas. La foto está hecha desde la puerta de la escuela de música de Mutilva, supongo que por eso vi en ellas pentagramas.

¿Por qué expulsan vapor de agua los aviones? Casi todos los combustibles consisten en moléculas orgánicas que son cadenas de carbonos con hidrógenos en el resto de los enlaces que no se emplean en encadenar los carbonos. También contienen pequeñas cantidades de otros elementos (oxígeno, azufre, nitrógeno, ...), pero a grandes rasgos son compuestos de carbono e hidrógeno. Al quemarse reaccionan con oxígeno y se separan, dejan de estar unidos carbón e hidrógeno para que cada uno de ellos se vaya por su lado con el oxígeno (que está hecho un ligón que se va con todos). El uno en forma de CO2 (dióxido de carbono) y el otro en forma de agua, H2O. Ese agua es la que resulta de la combustión en forma de vapor y condensa después en las estelas de los aviones. Hay un montón de experimentos domésticos (o tabernarios) que se basan en la condensación del agua procedente de la combustión para generar efectos llamativos. Como al condensar se reduce mucho el volumen ocupado, cuando tiene lugar en un recipiente cerrado baja la presión. Con esa disminución de presión se puede succionar el agua de un plato, meter un huevo duro en una botella o espachurrar una lata de refresco, que serían los tres experimentos más clásicos basados en esta situación.

Hay otras situaciones que hacen que los aviones produzcan estelas. Cuando el aire está cargado de humedad, el paso del avión puede inducir la condensación de ese agua que ya estaba allí. Eso es más probable cerca del suelo (en despegues o aterrizajes) y cerca del mar, que donde es más habitual tener aire cargado de humedad. Son especialmente llamativos los conos de nube que se producen alrededor de aviones de caza cuando rompen la barrera del sonido sobre el mar, y de entre las fotos de ese fenómeno la más famosa (con una curiosa historia detrás).



En todo caso, sea de agua aportada por el avión o preexistente en lugar por el que pasa, las estelas de los aviones están formadas por agua que se condensa a partir del vapor. Aunque el fenómeno a grandes rasgos es sencillo, los detalles cuantitativos de cómo se produce son muy complejos. Por un lado está la necesidad de centros de nucleación para que se produzca la condensación. Se ha comprobado que el biofuel aporta menos de estos centros y, por tanto, produce menos estelas a igualdad de condiciones. Por otro lado está la eficiencia de los motores: para producir el mismo empuje los motores más eficientes expulsan gases más fríos, con lo que el agua que contienen se condensa y congela con más facilidad. Toda esta variabilidad hace que desde el suelo no podamos prever cuando se va a crear una estela, cuando no, cuando va a ser duradera y cuando se va a dispersar con rapidez. Lo mismo que nos ocurre con todas  las nubes que hay en el cielo y que hace tan maravilloso ese inmenso lienzo azul.

La Organización Meteorológica Mundial añadió varias tipologías al Atlas Internacional de Nubes en marzo de 2017. Entre ellas la nube generada por el hombre, que dicho en latín queda homogenitus. Y el resultado de la evolución de esas nubes con el tiempo, dado que evolucionan, mutan de forma, se han bautizado como homomutatus.

Por cierto, también hay una versión conspiranoica sobre este tema, pero es algo tan absurdo que no merece más comentario.

----
Referencias
https://en.wikipedia.org/wiki/Contrail
http://www.aemet.es/es/noticias/2017/03/Nuevo_Atlas_Nubes
http://naukas.com/2011/05/04/la-fisica-de-las-estelas-blancas-de-los-aviones/
http://www.atlasobscura.com/articles/the-wildly-misunderstood-aeronautics-event-captured-in-this-photograph
http://naukas.com/2015/02/24/la-presion-y-la-vela/

miércoles, 7 de junio de 2017

Lo bueno, lo malo y lo feo con gráficas

Me han invitado del Ateneo Navarro a dar una charla sobre el tema este de las gráficas, la idea era recoger gráficas "divertidas". Veremos que tal. Las imágenes preparadas para la ocasión estas:



Graficas ateneov4 from Joaquín Sevilla


La charla fue retransmitida en streaming y quedó grabado el vídeo, aquí. 

miércoles, 24 de mayo de 2017

Metáforas visuales (gráficas en 4 gráficos)

Las gráficas son artificios de representación de datos que utilizan metáforas visuales para que esos unos valores numéricos resulten directamente perceptibles por la vista, enfatizando además algunas de sus características. En algunos casos la simple presentación de los datos de una forma adecuada es ya la gráfica en si misma (algunos se han creado como chistes):

A partir de ahí, algunas representaciones muestran el objeto a representar un poco más estilizado, pero aún reconocible:


Estos perfiles de etapa ciclista muestra la carretera como una cinta gris vista en perspectiva, pero eliminando las curvas, se pone todo el trazado en una línea recta que se convierte en el eje x de una gráfica. Aunque si de verdad es una gráfica la representación artística tridimensional (en perspectiva) es una muy mala solución (dificulta la medida de los valores y transmite impresiones que no se corresponden con los datos). Seguramente esta "infografía" es algo a medio camino entre una representación artística de la carretera de verdad y una gráfica propiamente dicha. Como gráfica no es buena (por lo de la perspectiva), pero ayuda a entender las metáforas que están tras las representaciones gráficas de datos.

Luego ya, en función del mensaje que se quiere transmitir con la representación de los datos (y que debe de existir en los datos, claro, si no estas mintiendo con ellos) se puede elegir entre un buen montón de gráficas, metáforas visuales que en algunos casos ya nos son tan obvias como las que veíamos al comienzo.

La elección de la gráfica adecuada es muy importante. Si se ponen los datos disponibles en una representación cualquiera lo que se transmite no tiene por qué se lo que los datos realmente significan. En un ejemplo reciente se mostraban los datos de terremotos en Pamplona como si la tierra estuviera temblando desde 1902, una mala elección de la representación de esos datos. Metáfora incorrecta.



lunes, 22 de mayo de 2017

Racismo

De alguna manera creemos que el racismo es algo del pasado, que queda racismo residual pero nadie lo profesa de forma abierta, consciente, contundente. Y si alguien realmente lo cree probablemente será una persona marginal. Error.

Visitando algún museo en Atlanta (GA, USA) hace unos años me llamaron la atención carteles de "coloured only" que habían estado en vigor hasta casi mi adolescencia. El racismo institucional no era cosa de otra época, era algo que ocurría en la primera potencia mundial durante mi vida. Afortunadamente de eso hace ya algunas décadas y la sociedad ha evolucionado rápidamente ¿no? Error.

En aquel año que viví en Atlanta, un vigilante vecinal asesino a un niño negro porque le pareció peligroso. Era un adolescente que volvía de comprar golosinas y se probó más allá de toda duda que no solo no iba armado, sino que no había hecho nada inapropiado, nada que remotamente justificara un balazo, salvo ser negro, eso sí. Sería un error individual del vigilante que el aparato del estado corregiría adecuadamente ¿no? Error.

El vigilante ni siquiera fue detenido esa noche. Sobre el terreno la policía determino que el disparo fue en defensa propia y ni siquiera hubo cargos (¿defensa propia? ¿Qué ley es esa? ¿Los policías in situ evalúan esas cosas?). La presión popular acabó forzando un juicio, pero el asesino salió absuelto. No fue un asesinato, fue un "desgraciado accidente". El caso de Travon Martin será un caso aislado que raramente ocurre en un país moderno como Estados Unidos ¿no? Error.

Y en el colmo de la desfachatez, en uno de tantos juicios por asesinatos de negros inocentes a manos de policías, el abogado defensor le pide al juez que se recuse porque es negro. Y quizá un juez negro pueda verse inclinado a no mantener la tradición de exonerar el asesinato de negros inocentes.

Por lo menos esta vez sí que habrá una condena y, por fin, comenzaremos a ver el cambio de dirección y el camino hacia la eliminación del racismo ¿no? Error, probablemente. Los que asesinan negros solo por serlo, en ocasiones, también son negros. Me gustaría ver cómo termina este juicio. En todo caso, la simple petición del abogado ya es muestra más que suficiente del brutal nivel de racismo existente. Por más que insistamos en nuestra imagen mental de que eso son cosas del pasado y van en buena dirección.

Y por si había alguna duda, justo antes de darle al botón de publicar veo esto.
Las vidas de los negros no importan, y es algo horrible.

 
PS. Me ha ayudado a perder esas gafas de color de rosa el maravilloso libro "Entre el mundo y yo" de Ta-Nehisi Coates, escrito con gran belleza y que describe desde dentro la brutalidad de este racismo tan plenamente vigente.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Postverdad en la ducha

En ese momento de libertad mental absoluta que es la ducha, de repente te fijas... WTF!

¿Cómo va a ser a la ver un fórmula nueva y original y clásico? Es una contradicción en términos. Se debería llamar gel oxímoron.

No se cuantas veces habré pasado la vista por ese tipo de contradicciones sin que me llamen la atención. Forman parte del paisaje. Pero eso es muy peligroso, porque si nos acostumbramos a aparcar los hechos a la hora de vivir el día a día podemos creer que todo es posible y eso no es así. Es un ejemplo doméstico de eso que han dado en llamar postverdad. O "alternative facts" como dicen Trump y sus colegas. Puedes disfrutar del clasicismo original o de la nueva fórmula, todo es subjetivo.

Hay quien dice que eso de hablar de "postverdad" es postureo linguístico, que deberíamos hablar de "mentira". Pero creo que es otro nivel. Es a la hora de juzgar como es realmente la fórmula del jabón cuando podemos decidir si el reclamo publicitario es verdad o mentira, viendo si se corresponde con la realidad. Probablemente ninguno de los dos reclamos sea verdadero. Lo más probable es que no sea la fórmula original que utilizó la marca en sus primeraos años, pero tampoco será una fórmula novedosa de hace un mes... La posverdad es que te ofrezco dos enunciados alternativos (falsos e irrelevantes, por cierto) para que te sientas feliz y elijas el hecho alternativo que te encaje mejor.

Son enunciados irrelevantes porque hacen referencia al sustrato físico del jabón, mientras que lo que uno disfruta es la experiencia que ese sustrato produce: la fragancia, la textura y ese tipo de cosas. De alguna forma parece que apelar al sustrato físico de algo da importancia y seriedad, pero si lo pensamos es mera impostura.

Cerramos el grifo, se acabó la ducha. Menos mal que ahora al salir a la calle, en el mundo real, estaremos a salvo de esta peligrosa tendencia a los hechos alternativos ¿no? ¿NO? Snif!

------
Ayer puse la foto en tuiter y una versión superresumida del argumento, ver.