lunes, 25 de mayo de 2015

Esa corrupción legal tan ignominiosa


Sin duda es legal, una empresa puede pagar cualquier cantidad de dinero por cualquier trabajo. Pero también sin duda, es mentira. Los artículos esos de periódico no valen esos miles, ni el presunto trabajo de "cazatalentos" vale 50 millones de pesetas. Hace unos días eran dos diputados los que se descubrió que cobraban casi un millón de pesetas al mes por "asesorar" a una empresa (Trillo y Pujalte, ya comentamos un poco). Para mi estas son las muestras más evidentes e indecentes de la podredumbre en política.


El desvío del contrato público a cambio de una mordida es un auténtico clásico, es obviamente ilegal y hay todo un sistema administrativo y judicial para evitarlo. El sistema está preparado para ella y, si no se evita completamente, si se controla. En principio es el político el tramposo, y la empresa concesionaria se ha de plegar a su inmoralidad. Una parte del dinero público se fuga hacia el corrupto y, casi siempre, al propio partido.

Pero cuando el político está comprado por la empresa (una o varias) la cosa es mucho peor, ya no se trata de que se desvíe algo de dinero sino la propia acción de gobierno. Esa compra genérica no se restringe a la adjudicación de un concurso concreto, sino que afectará a lo que al corrompedor le venga bien: cuestiones de medio ambiente, de consumo, de fiscalidad o de comercio internacional... Además los afectados pretenden hacer ver que es normal: "Esto lo he ganado con mi trabajo, y al que le pique que se resque". La asesoría era compatible con la actividad de diputado porque se había solicitado la correpondiente compatibilidad.

También hay quien piensa que esto es "lobismo" encubierto, y que lo que hay que hacer es sacarlo del armario, aflorarlo y regularlo de forma análoga a lo que ocurre en EEUU. Cañete así lo pidió explícitamente cuando lo de Trillo y Pujalte, al menos reclama normalidad para lo que practica personalmente (ver 1, 2). Quizá la proliferación de tanto lobismo más o menos encubierto explique el desastre de multitud de sectores en el que viviemos sumidos desde hace décadas (energía, comunicaciones, carreteras, etc.).

Pues será legal, y pretendidamente normal, pero a mi me parece intolerable. La acción de gobierno debería estár dirigida por la ideología del partido en el poder, explicitada en el programa electoral que, a fin de cuentas, es el elemento casi contractual con los votantes. Y los votantes son los autenticos titulares de la soberanía... ¿a que suena infantilmente inocente? Pues no debería.

viernes, 22 de mayo de 2015

Guia definitiva del análisis postelectoral


Máximo San Juan, en su viñeta editorial diaria en El País publicó esta genialidad. No se de cuando es, seguro que anterior a mayo de 1995 (desde entonces está el recorte en mi sedpacho). Desde entonces no hay elecciones a lo que sea que no la recuerde al hilo de algún analista damnificado en su amor propio. Dado que estamos larga serie de elecciones (¡incluyendo la de Rector de mi universidad!), conviene tenerlo a mano.

La viñeta de Máximo, tan minimalista y conceptual, era una obra de arte multitud de días, y una seña de identidad de aquel periódico nacido con la recién estrenada democracia y que era lectura obligada para toda persona informada (especialmente progre) de la época. El País se fundó en 1976, y desde entonces hasta noviembre de 2007 ahí estuvo la viñeta de Máximo. Primero eché mucho de menos a Máximo, luego a El País y luego a la prensa de papel. Ahora ya no. Aunque un poco de nostalgia si me da cuando la compro para envolver calçots o tapar paellas.

Buscando viñetas he encontrado esta que no me resisto a poner para cerrar. Por un lado completa el análisis postelectoral, en su vertiente económica en concreto, por otro es potencial animador de calçotadas  ;-)

sábado, 16 de mayo de 2015

Elecciones a Rector de la UPNA

No hay que confundir el inmovilismo con el desinterés. Si algo ha caracterizado todo el proceso electoral que ha concluido con la elección de nuevo Rector en la UPNa es la desmovilización, la ausencia de rumores, de reuniones, de camarillas. El único comentario era ¿tu sabes algo? Y nadie sabía nada.

Bueno, sabemos que tenemos un presupuesto sensiblemente más bajo que hace 10 años. Sabemos que el envejecimiento del equipamiento de laboratorio ha entrado en fase peligrosa. Sabemos que hay centenares de personas que están acreditadas para acceder a plazas pero que no se han podido convocar en los últimos años por las draconianas medidas de contención del gasto público. Sabemos de la ingente cantidad de papeleo de nueva creación, tanto en docencia como en investigación y que hace mucho más engorrosa y gris la tarea académica.

Esas condiciones de contorno han producido un ambiente general de desánimo y cansancio, pero también de tensión. Y con ese ánimo de tensa espera la fecha de las elecciones se empieza a acercar y no ocurre nada, cada uno sigue en su rincón, con sus papeles de acreditación, verificación, auditoría, proyecto o lo que vaya tocando en cada momento. Y las elecciones se convocan y se abre el plazo de presentación de candidatos.

La presión de la responsabilidad pudo más que la del desánimo en dos profesores que por méritos, trayectoria y posibilidades profesionales tenían más que ganar fuera de los focos del birrete negro. Apenas he hablado con uno y nada con el otro, pero no me imagino a ninguno de los dos ilusionado y alegre ante la perspectiva del rectorado, sino más bien tragando saliva y atándose los machos. Eso sí, desde planteamientos muy diferentes. Uno desde una visión utópica falta de realismo y el otro desde una visión posibilista quizá falta de ilusión.

La campaña no modificó el tono de apatía, ni por parte de los electores ni mucho menos de los candidatos. El exquisito comportamiento de ambos es como para sentirse orgulloso de pertenecer a la institución, justo lo contrario de lo que pasa en otras elecciones (casi todas). Eso si, tampoco ofreció elementos que nos sacaran del... aburrimiento (por qué no decirlo).

Todos querríamos que nuestra universidad se pareciera a las mejores del mundo. Lo que no está tan claro es que comenzar a gestionarla como si ya lo fuera sea el mejor camino para conseguirlo. Muy al contrario, las tensiones de un cambio tan brusco en las formas de hacer, especialmente en lo que a nuevas contrataciones respecta, seguramente llevarían al desastre. Una amplia mayoría de los votantes, especialmente entre los profesores contratados, ha considerado que esta no era la opción a elegir.

La candidatura victoriosa propone seguir andando poniendo un pie delante del otro, corregir pequeños desequilibrios pero más o menos en la misma dirección (la que quiera que esta sea). Tampoco es raro, ya que el candidato rector electo ha formado parte del equipo de gobierno durante los últimos 8 años. La verdad es que ante las adversidades que han ido golpeando la universidad, se ha gestionado bien la contención de daños (y su reparto razonablemente equitativo).

Es muy de agradecer la decisión de presentarse de ambos candidatos, su sentido de la responsabilidad, honradez y respeto (y aunque suene a peloteo, lo siento de verdad así). No queda más que felicitar al nuevo Rector y desearle suerte y acierto en su tarea de liderar la salida del tenso letargo en que anda sumida la universidad. La sólida victoria y la ausencia de una oposición organizada le dejan un punto de partida óptimo para la tarea. ¡A por ello!

La foto, de Bergasa, fue publicada en Diario de Noticias (ver)

sábado, 9 de mayo de 2015

Libre para elegir el bien o el mal

Cuestiones filosóficas aparentemente abstrusas y enrevesadas se introducen en estos vídeos con claridad cristalina (o al menos eso me parece a mi, que últimamente estoy descubriendo que mi apreciación de los vídeos educativos no es tan generalizada).

En el primero, tenemos la definición de dos problemas sobre el lbre albedrío y un experimento mental simple para romper bucles: el frustrador. Por un profe de universidad en un formato más o menos estándar.

En el segundo una introducción a la moral, qué es bueno y qué es malo para los seres humanos (los terrícolas), contado por un hipotético narrador extraterrestre, como parte de una guía turística para que otros extraterrestres que visiten la tierra.



domingo, 3 de mayo de 2015

Los caminos del sol


El 21 de junio de 2014 instalábamos una lata en la ventana de casa; una lata con un agujero muy fino y bien calibrado y un papel fotográfico en su interior. Ha estado instalada entre el solsticio de verano y el de invierno. El paisaje se ha ido impresionando poco a poco, recogiéndose la poquita luz que se colaba por el agujero (o estenopo) cada día. La potente luz del sol si era capaz de colar en la lata suficiente luz como para salir en la foto cada día. Y ahí están sus trazas en el cielo, día tras día, revelando los caminos por los que transita en el cielo desde el que ilumina la ventana de casa.

 Los sajones son menos cursis, y al agujero de este tipo de dispositivos le llaman "pin hole" (agujero de alfiler, literalmente), pero aquí hemos tenido que llamarle nada menos que estenopo (agujero pequeño literalmente, solo que en griego).

Estas cámaras estenopéicas de hojalata son parte del proyecto TIME IN A CAN, puesto en marcha por la Asociación de Latas de Bebida. La sección Navarra del proyecto la coordinó el Planetario de Pamplona, que nos suministró a unos cuantos voluntarios una lata para colocar durante un semestre. La mía quedó fijada a la ventana de un primer piso, mirando al sureste. Tenía miedo de que en un plazo tan largo una mota de polvo, una gota de agua o la cagada de un pájaro cegaran el rimbombante estenopo y arruinaran la espera. Pero no fue así, hubo suerte y la foto final ha resultado perfecta.

De la foto final se puede sacar alguna información curiosa. En el camino del sol se observan franjas oscuras; corresponden a días o grupos de días nublados, en los que no había un sol potente que impresionara la película fotográfica. Dado que en el Planetario han colgado todas las fotos Navarras (ver), podemos compara las franjas de dos lugares distintos (pero próximos) para asegurarnos de que esos nublados no se deben a nubecitas locales, sino a cielo cubierto en toda la región. Como se ve aquí debajo, ese es el caso. Por otro lado, dado que sabemos las fechas de comienzo y final de las trazas solares, que hay 184 días en medio, se puede fabricar una escala y localizar aproximadamente los períodos nublados.

También es muy curiosa la proyección representada en la solarigrafía. Como la película tiene forma cilíndrica cuando es impresionada, la imagen que recoge presenta un proyección panorámica bien curiosa.

Y por supuesto, la enorme variabilidad en el camino del sol entre unas fechas y otras, que cuando la vemos así resulta mucho más impctante de lo que sentimos habitualmente. Cuando ves el sol bajo en invierno no recuerdas bien cuanto de alto estaba en otros momentos. Verlo ahí en toda su amplitud es llamativo, igual que el desplazamiento del punto por el que sale, a la derecha del árbol en invierno y muy muy a la izquierda al comienzo del verano. Una preciosidad de fotos.


Por cierto, recientemente se ha publicado la última edición de la encuesta de percepción social de la ciencia, y a pesar de que es tan obvio que el sol se mueve al rededor de mi casa, tres de cada cuatro encuestados están convencidos de que eso es un engaño del punto de vista, y que en realidad es la tierra la que gira al rededor del sol, que cosas ;-)

viernes, 1 de mayo de 2015

De la relación con los sistemas complejos a la ciencia

A propósito de abusos de lenguaje como que "tu cerebro te engaña", publicaba hace unos días en el blog algo así como que percibimos algunos sistemas complejos como personas (antropomorfización) con una finalidad (teleología) y en última instancia alma (dualismo).

Y probablemente es que esa es la manera operativa (adaptativa) de gestionar los sistemas complejos. En el fondo nosotros mismos somos un sistema complejo (bioquímico) que, en el proceso de adaptar esa complejidad a un entorno cambiante (a.k.a. vivir), hemos generado una cierta capacidad de procesar información (a.k.a. inteligencia). En ese proceso nos han resultado útiles conceptos como propósito o alma.

En realidad cada uno solo tiene experiencia directa de si mismo. La suposición de que otras entidades parecidas a mi funcionarán de manera análoga ya es una antropomorfización (de entrada no hay más "antropo" que yo). Una vez que te acostumbras a imaginar a otros congéneres como análogos a ti en cuanto a su funcionamiento puedes empezar a extender el modelo a entidades progresivamente más distantes: otras razas, otras especies animales, la naturaleza. Los dioses de la tormenta, el cielo y el mar tienen todo su sentido en este esquema.

Es potente antropomorfizar. Además ayuda a completar huecos que el conocimiento deja vacíos pero que la búsqueda de causalidad compele a cerrar. Sin duda la búsqueda de relaciones causales es un rasgo adaptativo que se ha seleccionado en la evolución: si comes esa hierba mueres, si comes esa otra te alimentas. Los que establecieron ese tipo de relaciones, y de ellas las más ajustadas al funcionamiento del mundo, son los que han dejado descendencia. Desde hace millones de años. Hay efectos cuya causa nos encantaría conocer, pero no la terminamos de encontrar: esa tormenta, ese rayo, ese aumento del nivel del río. Es ahí donde una antropomorfización extrapolada (salvajemente quizá) crea dioses, espíritus, duendes y todo género de ficciones operativas.

La evolución individual reproduce en cierto modo la social, igual que la ontogenia recuerda la filogenia ("recuerda", es una metáfora, sin duda como teoría científica no tiene sustento), y en la edad de los ratoncitos Pérez y los papás noeles no se puedeevitar  vivir en un mundo poblado de ficciones antropomórficas operativas. A medida que crecemos (como indivíduos, y evolucionamos como sociedad), vamos afinando el catálogo de relaciones causa efecto que parecen operativas y razonablemente ajustadas al mundo exterior. Cada uno, cada individuo o grupo social, avanza en esa dirección por un camino u otro. Algunos caminos dan más peso a la experiencia subjetiva, "a mi me funciona". Otros buscan relaciones causa efecto del carácter más general posible. A mi me convence mucho más la segunda vía, la ciencia.

domingo, 19 de abril de 2015

Medio decálogo para un profe universitario

Me pide un amigo que liste las cinco características fundamentales de un profesor universitario. Llevo más de un mes dilatando la tarea, no porque no pueda decir cosas, sino al contrario, porque no me decido por 5 que elegir como principales. No lo puedo dilatar más, así que allá va, José Luis.


1.- Conocer bien la materia. Hay que saber sufuciente como para dar un buen valor añadido, bien en los detalles o bien en la contextualización (o idealmente en ambos). Eso sí, no hay que pretender contarlo todo (a veces es muy difícil renunciar) ya que uno debe saber bastante más de lo que han de acabar sabiendo los estudiantes.

2.- Adecuar la metodología al grupo de que se trate. Todas las fotos que salen en google imágenes de profesores en clase están dando una clase magistral, dando un discurso con una cierta apoyatura gráfica (estática). Es verdad que con más de tres decenas de estudiantes probáblemente es los único que se puede hacer, pero con grupos menores las cosas pueden cambiar mucho.

3.- Planificar bien. Tener un plan de la asignatura, de cada tema y de cada clase. Como todos los planes, están para romperlos y rehacerlos cuando la situación lo requiere, pero emezar sabiendo dónde quieres llegar me parece imprescindible.

4.- Construirse un buen personaje. En público siempre se actúa un poco, y es mejor saberlo y construir conscientemente el personaje en vez de simplemente dejar que te ocurra. Respetuoso sin engolamientos, de trato cercano pero no amistoso... Hay quien diría "actúa con naturalidad, se tú mismo", pero hay cada "tú mismo" por ahí que no se yo. Obviamente el personaje no puede ser muy lejano de la persona o costaría demasiado esfuerzo interpretarlo. Se trataría de modular conscientemente las características del "tú mismo", evitando las inadecuadas y potenciando las convenientes.

5.- Intentar empatizar un poco con los estudiantes. Por más que han elegido de algún modo estar ahí, no es su única asignatura ni la universidad su única ocupación en la vida. Son personas mayores, no niños. Son seres reales y, como todos, buscan el camino más corto hacia el destino... Hay quien se obsesiona viendo a los estudiantes como "enemigos" que pretenden engañar y fastidiar. Y claro, eso se convierte en una profecía autocumplida, ya que los estudiantes te devuelven las expectativas que pones en ellos (en cuanto a actitud, sería estupendo que también lo fuera en aprendizaje), creo que se llama efecto Pigmalión.

domingo, 12 de abril de 2015

¿De cuántas dioptrías son mis gafas?

Con las gafas puestas vi un extraño brillo en la pared. Ya con las gafas en la mano se ve claramente lo que es. Se trata del filamento de la bombilla de la habitación, que para una posición concreta de los cristales queda enfocado en la pared con bastante nitidez.

Entonces ya estamos en condiciones de responder la pregunta ¿de cuántas dioptrías son esas gafas?

Las gafas para la presbicia son simples lupas, lentes convergentes. Por eso se venden en farmacias y bazares de forma genérica. Otros problemas oculares requieren lentes específicas para corregir el problema concreto y se hacen a medida, tras un diagnóstico preciso (y son mucho más caras, lógicamente).

No todas las lupas son iguales, unas son más potentes que otras. Esa potencia se caracteriza mediante una longitud, denominada técnicamente "distancia focal". Si por un lado de la lupa llegan rayos paralelos (procedentes de una fuente de luz muy lejana) en el otro lado se reunirán en un punto concreto. La distancia de la lente a ese punto es la distancia focal. Aunque la magnitud que se entiende fácilmente es la distancia focal, la forma habitual de referirse a ella es un poco más extraña, ya que se hace el inverso (uno dividido por ella) de la distancia expresada en metros, y a eso se le llama dioptría.

La distancia entre las gafas y la pared era de algo más de 60 cm. Como 1/0.66 = 1,5 mis gafas son de 1,5 dioptrías... por otra parte es lo que pone en la funda, así que parece que todo cuadra ;-)

Hay que tener en cuenta que la bombilla está a metro y medio de las gafas por el otro lado, algo que dista mucho de ser "el infinito", así que para calcular la distancia focal de verdad habría que hacer unos cálculos algo más refinados, pero sin entrar en decimales la aproximación anterior es suficiente.