domingo, 28 de septiembre de 2014

El botijo en Naukas14

En el marco de las estupendas jornadas Naukas Bilbao de este año, mi participación ha quedado grabada, la dejo a continuación:



El programa del evento ya lo comentamos hace unos días, y también están disponibles vídeos de las demás charlas. La verdad es que entre las charlas propiamente dichas, y la posibilidad de charlar con los ponentes he pasado unos días verdaderamente maravillosos, hay pocas cosas comparables.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Espectaculares fósiles urbanos en Verona

Estas fotos las tomamos en Verona, en un viaje que hicimos en abril de 2007. Las dos primeras son de l'arena di Verona, las dos segundas de calles de la ciudad.





Hace ya tiempo comenté la primera de las fotos, y gracias aquella entrada, al comentario de Ana Cornella, se que son amonites del mesozoico, de hace unos 220 millones de años, una época en la que había también dinosaurios. Más recientemente ha aparecido la iniciativa Paleourbana, una web en la que Rubén Santos recopila toda la información que pilla sobre estas maravillas escondidas en las ciudades. De hecho lo tuvimos en junio pasado en "ciencia en el bar", hablándonos del tema. Estos fósiles de Verona son mucho más espectaculares que la mayoría de los que se pueden encontrar por ahí (con más facilidad de lo que parece si se sabe mirar, por cierto). Es por eso he pensado que merecía la pena compartir las fotos, y como en tuiter han tenido cierto éxito, las dejo aquí de forma más permanente.

Actualización (28 spt 2014). Las fotos ya están recopiladas en la página Paleourbana.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Anuncios antiguos mostrando (des)evolución

En una casa rural en la que pasé unos días este verano que termina había colgados, a modo de decoración, dos anuncios antiguos que me han llamado mucho la atención. 


Este primero, de lejía, contrasta mucho con lo que veríamos hoy día para un producto parecido. Bien grande pone "productos químicos", algo que hoy es poco menos que anatema... y encima se abrevia en el anglicismo "químicos" (quitándole absurdamente la palabra productos). Se dan claramente datos interesantes y verdaderos: 40% de cloro activo y venenoso. Cosas que hoy día no se encuentran en los destacados de la etiqueta y mucho menos en la publicidad. Está claro que es un anuncio de antes de la quimifobia que nos invade ahora.

El segundo, sin embargo, muestra que la preocupación por el propio cuerpo, y por el tamaño de los pechos femeninos en concreto, es antigua. Los remedios milagrosos y su publicidad resultan soprendentemente modernos, solo con cambiar la foto a modas más actuales valdría.

La comparación de ambos ejemplos no deja buen sabor de boca respecto de la dirección de la evolución sociocultural ...


Disclaimer: no se si los anuncios son realmente auténticos, ni la fecha de cada uno de ellos. En todo caso si non e vero e ben trovato

sábado, 13 de septiembre de 2014

En la radio periódicamente, Graffiti

El pasado día 10 tuve mi primera colaboración con el programa Graffiti de Radio Euskadi. Acepté la amable oferta de Juan Carlos Rojo, instigado por Javier Armentia, de unirme a ellos y Enrique Franco en una tertulia semanal de temas científicos de una media hora (los miercoles de 8:30 a 9 de la noche más o menos). Les agradezco a todos ellos la confianza y la oportunidad.

No es cosa de poner aquí una entrada semanal con los enlaces al programa, pero si alguna de vez en cuando resumiendo cosas. Esta, por ser la primera, se puede escuchar aquí, y (si funciona lo de incrustar) en la siguiente caja:





Por ese interés que cultivo por lo cotidiano, cada vez más cotidiano, incluso miserable, se me ocurrió hablar de las pelusas domésticas, y la investigación sobre el tema me llevó a un conjunto de curiosidades que luego recogí en la entrada del estudio comparado de pelusas.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Estudio comparado de pelusas

En primer lugar hay que distinguir diferentes tipos de pelusa: pelusa doméstica, pelusa de ombligo y pelusa de secadora. En inglés hay dos palabras para acercarse al concepto de pelusa: fluff (que hace referencia a lo esponjoso) y lint (que hace referencia a fibra textil). 

Es curioso que buscando en google en inglés es muy difícil encontrar referencias a la pelusa doméstica, mientras que en español es la principal. Los sajones se han preocupado mucho por la pelusa de ombligo, hay incluso un tipo (australiano) que tiene una colección de las pelusas de su ombligo cuidadosamente recopiladas durante décadas. También se hizo una macroencuesta a casi 5000 personas para conocer detalles estadísticos de la pelusa de ombligo, y un estudio científico analizando 503 muestras del ombligo del propio científico. Los resultados de estos estudios indican (a grandes rasgos) que el componente fundamental de la pelusa de ombligo es fibra textil (obviamente de la ropa que se lleva en los alrededores del ombligo), mezclada con material del dueño del ombligo (vello, piel muerta y sudor) y un poco de polvo(1). Estos agregados se forman más sobre vientres velludos y abultados que lampiños y planos, dado que los primeros aumentan la fricción con la ropa.

La pelusa de secadora tiene poco misterio, se trata de fibras de la ropa que se van desprendiendo debido al intenso roce entre unas prendas y otras que produce el proceso de secado. Como el aire cargado de esas fibras se pasa a través de un filtro, en él van quedando atrapadas y se van compactando. El color de la pelusa de secadora dependerá del de las prendas que se sequen, pero como normalmente se manejan lotes con prendas de diversos colores, las pelusas tienden a colores grisáceos o parduzcos, típicos de la mezcla de muchos tintes. A diferencia de los ombligos, las secadoras producen mucha cantidad de pelusa, llegando a generar un cierto problema medioambiental. Algunos de los usos que se han propuesto para reciclar este material incluyen utilizarlo como amortiguador de golpes en embalajes o como fondo en las macetas, ayudando a regular el drenaje de agua. Pero uno de los más llamativos consiste en mezclarlo con cola blanca para hacer un material compuesto con el que los niños (o eventualmente adultos) pueden moldear figuritas que luego se endurecen. Es una versión doméstica de materiales muy modernos como la fibra de vídrio o de carbono que mezclados con resinas epoxi o poliester materializan raquetas de tenistas famosos y cientos de otros productos.

Por último tenemos la pelusa doméstica, ese indicador de falta de limpieza que caracteriza determinados hogares, como los pisos de estudiantes. De hecho mi interés por estos elementos nace de mi época en un piso de estudiantes, donde disfrutábamos de abundantes muestras para analizar. Aquel piso tenía cuatro habitaciones, y comprobamos que las pelusas de cada uno de ellos tenían un color diferente. Aunque todas mostraban el aspecto grisáceo típico de la mezcla, las de cada cuarto tendían a parecerse al color de las mantas de la cama de dicho cuarto. Aquello era en la época de la tesis, así que teníamos acceso a microscopios con los que pudimos corroborar que la mayoría de la pelusa estaba conformada por fibras textiles, mayoritariamente de las mantas. Es una pena que no fuéramos más sistemáticos en el análisis, entonces nos parecía una broma, ofuscados como estábamos con las "grandes preguntas" de nuestras tesis doctorales, sin sospechar que este era un tema de investigación abierto, y tan relevante como cualquier otro. Por cierto, utilizo el plural incluyendo a los compañeros de piso que colaboraron en el estudio.

 Hoy sabemos que, por efecto triboeléctrico, las fibras se cargan de electricidad estática cuando rozan entre sí o con otras superficies, y que esa electricidad estática es la que proporciona la fuerza de cohesión que mantiene la estructura de la pelusa. Así pues, su formación requiere de fibras y de movimiento, para que haya rozamiento y con él acumulación de carga eléctrica. La primera consecuencia curiosa de este hecho es que, en el caso de una vivienda deshabitada, cerrada, no se producen pelusas, ya que las fibras que pueda haber no se mueven. ¿Y que es lo que las mueve habitualmente? El viento, el movimiento del aire que producimos las personas al andar, las ventanas abiertas en verano y las corrientes de convección de los radiadores en invierno. Esas corrientes producen remolinos en las esquinas, lugares especialmente propicios para que las fibras queden dando vueltas y las pelusas crezcan apreciablemente. Los patrones de esas corrientes de aire son las que determinan zonas especialmente adecuadas para la acumulación de las pelusas: rincones, debajo de radiadores, etc. La acumulación de debajo de la cama suele estar producida más por el hecho de que no se limpie ahí tanto como en el suelo a la vista que por que haya características especialmente propicias.

En EEUU las casas se climatizan con un sistema centralizado (tanto de calefacción como de frío) que mueve aire hacia cada habitación, que dispone de una rejilla de entrada y una de salida. Este sistema es bastante diferente del más habitual por España, basado en radiadores de agua que generan corrientes de convección cerradas en cada habitación. Esta observación me lleva a lanzar la hipótesis de que en EEUU se forman muchas menos pelusas (o son eliminadas por el sistema de climatización). En España, por otra parte, la sustitución de las tradicionales mantas por fundas nórdicas y edredones (y la moda de la depilación integral) también están ayudando a disminuir la cantidad de pelusas, aunque sin duda, aún quedan abundantes muestras con las que continuar estos estudios.



(1) Polvo aquí hace referencia a fragmentos minerales diminutos (sibmilimétricos), pedacitos de toca que flotan en el ambiente.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Naukas Bilbao, la gran fiesta de la divulgación, es ya inminente

Estamos a pocos días de la edición 2014 de un festejo al que asistí por primera vez en en 2012 y me produjo un fuerte impacto (como ya escribí aquí). Hasta ahora había ido de público pero este año, además, tengo una charla.

Dos días de espectáculo, charlas condensadas (de 10 minutos) que van alternando temas variados. Se disfruta como lo hace un niño pequeño en brazos de sus padres señalando a un sitio y otro y preguntando "por qué", o sea que se disfruta mucho. A pesar de que pueda parecer raro, incluso friki de más, es un disfrute muy natural y muy intenso.


Pocos espectáculos hay gratis tan intensos e interesantes. De verdad que recomiendo mucho asistir. Desde Pamplona (por ejemplo) es un paseíto. Yo por mi parte, a preparar mu charla del viernes por la mañana. Nos vemos allí. 

domingo, 7 de septiembre de 2014

Mantener fría la lata de cerveza (en I&C)

En verano, latas y botellas de bebidas frías empiezan a calentarse nada más sacarlas de la nevera. Ese calentamiento se produce por dos causas, la transmisión de calor del aire por conducción, y la condensación de agua en el exterior del recipiente. Este segundo efecto lo podemos denominar "botijo inverso", ya que calienta la lata por el mismo fenómeno que refresca un botijo solo que al revés. El calor latente de evaporación enfría el botijo, y en la condensación calienta la lata. En ambientes muy húmedos el efecto botijo inverso es responsable de dos tercios del calentamiento de la lata. Para prevenirlo resultan efectivas las fundas de neopreno, o en su defecto envolver las latas en bolsas de plástico.


Aprovecho la ocasión para presentar la CIENCIASFERA, que es un "agregador" de artículos de divulgación científica que mantengan un estándares mínimos de calidad (ver detalles). Una nueva y brillante iniciativa de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco- EHU, con Juan Ignacio Pérez (@uhandrea) a la cabeza. Dado que mi blog en I&C está afiliado, también se puede llegar por allí a los mismos artículos. Esto de la red es realmente un enredo ;-)

sábado, 30 de agosto de 2014

Sobre excesos de universidades o titulaciones

Charlando esta mañana con unos compañeros surgía el tema de si en España tenemos demasiadas Universidades. En mi opinión no hay demasiadas universidades, pero si demasiadas titulaciones, intentaré argumentarlo brevemente.

Es relativamente fácil buscar en la Wikipedia (en inglés) el número de universidades de un país así como su población;  con una simple división nos podemos hacer una idea de los promedios a gran escala. España tiene una universidad por cada medio millón de habitantes (un poco más), en la misma linea que Francia, la mitad que Alemania y diez veces más que Estados Unidos. Para afinar más hay que entrar en detalles sobre tipos de universidades, y cada sistema tiene sus peculiaridades, pero lo que está claro es que no estamos en valores muy atípicos. Otra forma de verlo, en esas 78 universidades españolas hay matriculados cerca de 1,5 millones de estudiantes, o sea que en promedio cada universidad toca a 20.000 estudiantes, tampoco parece que así se justifique el mito de las demasiadas universidades.

Aparte de la mera consideración cuantitativa, si se visitan las universidades (al menos sus campus principales) se puede comprobar que todas tienen una ocupación y una actividad altas. Prestan un buen servicio a su entorno. Alguno de los campus satélite menores si que puede tener una exitencia algo mas mortecina, pero eso no viene al caso ahora.

En cuanto a las titulaciones, el primer dato que encontramos es que hay unas 5.500 titulaciones acreditadas repartidas por esas 78 universidades. Antes de la última gran reforma unversitaria existía un catálogo oficial de titulaciones con validez en todo el estado que contaba con unos 200 títulos. Entonces se estudiara Derecho en una universidad u otra, se cursaba la misma titulación. Eso ya no es así, cada universidad hace sus titulaciones sin tener que ajustarse a ningún patrón (1) y las manda a "acreditar" (2), pudiendo impartirlas con la autorización de la comunidad autónoma correspondiente. Es por eso que no hay dos titulaciones iguales y, entre todas suman aproximadamente 5.500 titulaciones (2.700 grados y 2.800 másteres). Dada la similitud entre ambos datos, podemos suponer que hay unas 2.700 carreras "como las de antes" (i.e. de 5 años) ahora divididas en un grado de 4 años y un máster de 1. Dividiendo la población universitaria por el número de titulaciones equivalentes (las 2700 de 5 años que hemos inventado), salen 550 estudiantes por titulación, que repartidos entre los 5 años darían un grupo promedio de 110 estudiantes por titulación y año. Un grupo de 110 estudiantes es perfectamente razonable, pero la distribución real dista mucho de la media y en realidad hay muchas titulaciones con unos números escandalosamente bajos. El 18% de las titulaciones cuentan con menos de 20 estudiantes de nuevo ingreso al año (pg 112 de este libro).

Para corregir ese alejamiento de la media que suponen las titulaciones con escasísima demanda (que son un problema antiguo), pero manteniendo el servicio social que supone proporcionar a los ciudadanos del entorno de cada universidad una oferta amplia, se puso en marcha una idea hace algo más de una década en el G9. La idea era mantener titulaciones compartidas entre varias universidades, de forma que la parte ofrecida en cada universidad es presencial para sus estudiantes y virtual para los de las demás. Con la idea de corroborar la viabilidad tecnológica y organizativa de esa idea se puso en marcha el Campus Virtual Compartido del grupo, en el que se impartían asignaturas oficiales (de libre configuración) totalmente virtuales a grupos de estudiantes en diferentes universidades. Se intentó que el experimento fuera realista, con exámenes presenciales en todos los campus a la vez, revisiones de examen cumpliendo las normativas de las asignaturas presenciales, etc. El experimento fue un éxito, pero no ha habido voluntad política, capacidad de negociación o presiones externas suficientes para mover a Rectores y Consejeros por ese camino, quizá si los recortes continúan nos vemos en esas a no mucho tardar. 


-------------------
(1) Salvo a duraciones. Por otro lado hay un pequeño grupo de titulaciones reguladas (medicina, ingenierías, ...) que siguen funcionando como antiguamente.
(2) Comentar sobre ese proceso está fuera del alcance ahora, pero habrá que volver a ello pronto.


martes, 19 de agosto de 2014

Algunas cuestiones sobre suicidios

En el mundo, cada año, unos 15 millones de personas intentan suicidarse y casi un millón lo consigue. Mueren más personas por esta causa que por homicidios y guerras juntos (1). Bueno, el mundo es muy grande, eso será en lugares geográfica o culturalmente remotos... En España mueren 3.500 personas al año suicidándose, bastante más del doble que en accidentes de tráfico (2). Vaya, va a ser que no, que de verdad hay algo importante ahí.

Lo primero que llama la atención al acercarse a tan escabroso tema es enorme discrepancia entre su importancia real y su presencia pública: no se habla de ello en medios de comunicación, en tertulias, en casa... Con la cantidad de tiempo que pasamos escuchando y hablando sobre guerras, homicidios, violencia de género o accidentes de tráfico, algo que es cuantitativamente (al menos) mucho más significativo no aparece en la conversación jamás.

Lo segundo que llama la atención es la falta de conocimiento fiable sobre la cuestión. Hay una idea muy extendida, conocida como efecto Werther, que considera que los suicidios son contagiosos y que por tanto no hay que informar sobre ellos para evitar otros casos. La veracidad de dicho efecto es sujeto de considerable controversia; si bien parece sensato y hay muchos casos individuales reportados de personas que se han suicidado emulando a otras, los datos epidemiológicos no sustentan el efecto, la cantidad total de personas que se suicida no se ve afectada por la publicidad de casos de famosos o por su silencio. Tampoco esta libre de polémica la cuestión sobre si otros animales cometen suicidio o no (5). El aumento de las tasas de suicidio con la crisis también es controvertido, si bien hay casos personales bien documentados en los que la correlación es indudable, epidemiológicamente nada, no ha habido un aumento de suicidios en el período de la crisis, al menos en España (6). Si cosas tan básicas son objeto de polémica, ¿qué es lo que realmente se sabe sobre el suicidio?

Hay recopilaciones de datos, claro , y en ellas se puede ver la distribución por paises (7), por género, por comunidades autónomas o municipios en España (8). Pero aún así la cosa es complicada, y para muestra podemos ver que la tasa que da la OMS para España, y la de la OCDE no coinciden. Claro que el primero da un dato de 2008 y el segundo de 2012, y en ese tiempo la tasa ha caído de 9,7 a 7,6 (muertes al año por cada 100.000 habitantes). Pero dificultad va más allá, no es solo cuestión de comparar datos del mismo momento temporal. En última instancia cada uno de estos datos se obtiene sumando caso a caso la causa de la muerte de una persona concreta. Ahí, el juez, el médico o quien sea que ha de hacer el papeleo correspondiente ha de asignar una causa de muerte. Luego, para que se puedan sumar esas causas de muerte, han de estar categorizadas de una forma concreta. En el estudio ya citado (8) se utiliza la novena Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-9) para el período 1984-98 y la CIE-10 para los años 1999-2004. Asignar con detalle y precisión casos reales a categorías de este tipo no es evidente, y los criterios de distintas personas en distintos momentos y lugares no tiene porqué ser el mismo. Hay ejemplos bien documentados en los que se ha comprobado que una inflexión en una serie temporal de ritmo de suicidios se debió a cambios en las directrices sobre la realización de informes de defunciones por la policía (9).

Hay datos muy sólidos sobre la correlación entre suicidios y desordenes psiquiátricos (el 90% de los casos estaban diagnosticados de alguno) y sobre los principales factores de riesgo, como la depresión y el abuso del alcohol (1). Los autores de este trabajo (1) se quejan de que la tendencia suicida no se considera como una enfermedad en si misma, sino que se ve más bien como una complicación clínica de otras (como la depresión). Por eso no está considerada en el "catálogo oficial" de enfermedades psiquiátricas (DSM-5), y por eso hay mucha más investigación en lo que si se consideran enfermedades (esquizofrenia, por ejemplo) que en el suicidio, en si mismo. 

En el ámbito de la investigación, no es considerado una enfermedad y se investiga poco en ello. En el ámbito periodístico es estrictamente un tabú, recogido como tal en múltiples manuales de estilo (10), derivado del efecto Werther. Y en el entorno privado, personal, familiar, da mal rollo hablar de ello. Y así continúa siendo un problema oculto, para el que no se destinan fondos de investigación (2), del que nade se sabe, del que no se habla. De vez en cuando se toman medidas, como códigos éticos sobre la no publicación de informaciones sobre suicidios o la incorporación de dificultades en los lugares típicos de suicidio (barreras en puentes, etc.) y resultan aparentemente efectivas, ya que disminuye el número de suicidios en esos lugares o atribuibles a esas causas. Pero no disminuye el número global, es como si quien ha de hacerlo lo vaya a hacer, aunque sea en otro lugar y de otra forma. Desplazar el problema puede tranquilizar a alguien (al periodista o al alcalde del municipio del puente), pero el problema real continua inalterado. 

Referencias
(1) Datos de la OMS citados en: Mental health: A road map for suicide research and prevention (http://www.nature.com/news/mental-health-a-road-map-for-suicide-research-and-prevention-1.15245)
(2) Datos tomados del artículo de Materia ( http://esmateria.com/2014/05/28/la-gran-epidemia-olvidada/ ) procedentes del informe ( http://www.fbbva.es/TLFU/microsites/atlasmortalidad/index.html )
(3) Suicidio por imitación ( http://en.wikipedia.org/wiki/Copycat_suicide )
(4) The Werther effecto: leyend or reality ( http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18082110 )
(5) Animal Suicide ( http://en.wikipedia.org/wiki/Animal_suicide ), Do animals comit suicide? (http://animals.howstuffworks.com/animal-facts/animals-commit-suicide.htm )
(6) Sobre esto trata este artículo de Materia ( http://esmateria.com/2014/02/19/los-enigmaticos-puntos-negros-de-suicidios-en-espana/ ) y tanto ahí como en los datos que muestra el informe del BBVA (http://www.fbbva.es/TLFU/microsites/atlasmortalidad/index.html ) queda claro que no hay aumento del global de suicidios en España coincidiendo con la crisis (ni por género ni por grupo de edad). En cambio en este trabajo de Nature (http://www.nature.com/news/mental-health-a-road-map-for-suicide-research-and-prevention-1.15245) lo dan por probado, al menos en algún país.
(7) Datos de la OMS ( http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_suicide_rate ), de la OCDE ( http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_OECD_countries_by_suicide_rate ). Sobre relación con otros factores, la entrada de la Wikipedia sobre epidemiología del suicidio está muy bien: http://en.wikipedia.org/wiki/Epidemiology_of_suicide
(8) Muchísimo detalle en el informe del BBVA que ya hemos citado: http://www.fbbva.es/TLFU/microsites/atlasmortalidad/index.html 
(9) En concreto en un capítulo del libro  "Dirving Forces in Physical, Biological and Socio-economic Phenomena" de Bertrand M. Roehner, que citaba aquí (http://joaquinsevilla.blogspot.com.es/2010/01/ingresos-de-cine.html ), sobre el efecto Werther (que el autor considera no probado en absoluto).
(10) Por ejemplo: "Media guidelines on the reporting of suicide",  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16913330

La foto, tomada de aquí: http://www.economist.com/blogs/graphicdetail/2013/02/daily-chart-7?fsrc=scn/tw_ec/danger_of_death_  Un interesante artículo (aunque solo fuera por la gráfica) sobre causas de muerte en EEUU, es complementario al informe BBVA para España que se ha comentado antes.

lunes, 18 de agosto de 2014

Ese tenebroso glitch en Matrix

No se le puede preguntar a un suicida lo que le llevó a terminar con su vida, al menos a un suicida exitoso. Al menos exitoso en su suicidio, por que lo más probable es que fuera una persona poco exitosa en general. O al menos es el estereotipo que solemos creer los que nos quedamos  viendo a los suicidas desde el otro lado, aunque en realidad muchos suicidas eran famosos, ricos y cumplían todos los cánones del éxito. Al menos del éxito social, cara a la galería, probablemente ellos no se sentían exitosos íntimamente. Cualquiera sabe.

Pudiera ser que haya un parásito que segregue una toxina que secuestre el buen funcionamiento del cerebro y, además de otros posibles problemas, obligue a las personas infectadas a suicidarse. Está documentado que estas cosas ocurren en grillos, hormigas y ratones. Pudiera ser que el suicidio fuera una suerte de apoptosis social que, mediada por algún marcador químico segregado por el entorno, induciría irremediablemente a la persona a su autodestrucción más o menos ordenada.

Neo, el protagonista de Matrix alcanza un nivel superior cuando es capaz de percibir a la vez una realidad, los agentes que le quieren golpear, y el código en el que esa realidad está programada. (Ver una entrada anterior sobre esto). La realidad en que vivimos tiene al menos esas dos capas, la del lenguaje, las narrativas, los amores y engaños, éxitos y fracasos, y la de los nourotransmisores, hormonas, encimas y señales eléctricas; la de colores y la de blanco y verde en la película. De vez en cuando un fallo en el código, un glitch en Matrix, hace que una persona se suicide en el mundo de colores. Los que vivimos en él percibimos una sensación extraña, un poco de asco, un poco de repelús. Eso no está bien, eso no se corresponde con las leyes de aquí, eso solo tiene explicación y sentido en un mundo en blanco y verde que preferimos ignorar. Incluso los programadores a los que tenemos encargada la tarea de investigar ese submundo prefieren dedicarse a otras cosas que no sean esos tenebrosos glitches.


Esta entrada me la sugirió este estremecedor artículo de Rafael Narbona


Sobre el título, en la red hay fotos etiquetadas como "glitches en Matrix" (1, 2) y  E. Dans cuenta un apagón como un glitch de Matrix. La metáfora se usa aquí de otra forma. La foto es de aquí