martes, 29 de noviembre de 2016

La intenigencia artificial que nos alegra la vida hoy

Descubrir música nueva, cuando ya tienes una edad, es engorroso. Hay amigos que te hacen recomendaciones, pero salvo que te conozcan muy bien has de escuchar mucho para llegar a descubrimientos maravillosos. Además uno va cambiando, incluso en escala de semanas, y lo que te apetece escuchar hoy no es lo mismo que hace un mes.

Documentarse y seguir al día de los temas de investigación que desarrollas es una tarea que requiere su tiempo, has de ir periódicamente a las bases de datos, o poner sistemas de alerta que te envíen las novedades que cumplen algunos criterios, pero siempre gastas mucho tiempo en el pajar para dar con una aguja de vez en cuando.

Desde hace unas semanas, meses quizá, los dos procesos descritos han comenzado a fluir de manera natural y sencilla; automáticamente. Spotify para la música y Mendeley para los artículos científicos hacen la tarea. Cada unos de estos sistemas dispone de un algoritmo que, en base al uso que haces de el, te propone novedades. En ambos casos la propuesta es poco invasiva y, lo más alucinante, de una enorme pertinencia. Vamos, que aciertan siempre (o casi) y te lo ofrecen amablemente.Seguramente hay muchos otros servicios que funcionan igual de bien, yo he comentado estos por que los uso (y los disfruto).

 En ambos servicios hay una "capa social" en la que puedes enlazar con conocidos y seguir sus novedades, y demás... pero la utilidad real de esa capa social ha sido superada por el automatismo de los algoritmos. La inteligencia artificial en este tipo de tareas no es una promesa, es una realidad diaria y gratuita además.

La constatación de que la inteligencia artificial es una realidad es como asomarse a un precipicio: ¿Cuándo exactamente ha entrado en mi vida? ¿Es algo que controlo realmente? ¿Qué caminos va a seguir en el futuro? ¿Va a terminar dictando los caminos de mi investigación (y mis gustos musicales)? ¿En qué otros ámbitos de mi vida ha entrado ya con esa suavidad que hace que no te des cuenta?

La cuestión requiere acciones a corto plazo tanto regulatorias de la propia inteligencia artificial como de sus repercusiones sociales. Sobre lo primero merece la pena escuchar los 10 minutos de charla de Helena Matute en Naukas 16. Sobre lo segundo recomiendo una charla (algo más larga) que nos dio en Ciencia en el Bar Humberto Bustince y que quedó grabada gracias al Periscope de Javier Armentia.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Misterios científicos de la cocina

Mañana comenzamos la oncena temporada de charlas de divulgación para estudiantes de instituto. En Tierra Estella será la inaguración, y con una charla nueva, sobre misterios de la cocina. Ahí la dejo:


sábado, 19 de noviembre de 2016

Inteligencia colectiva tabernaria

n estupendo reportajeEl formato ciencia espectáculo engancha, así que como clausura del as semanas de la ciencia 2016 en Navarra tuvimos "Ciencia, Rock y Birras" en el Zentral.
La músuca corrió a cargo de Plastones, ¡¡buenísimos!! 
Javier Armentia hizo de presentador del acto
José Ramón Isasi habló de química y superhéroes
Karmele Gómez de sienestesia y nebulosas
Ambrosio Liceaga de por qué necesitamos ciudades listillas
y yo hice un experimento tabernario sobre inteligencia colectiva. Dejo las transparencias a continuación, están completadas con el resultado del experimento y un par de fotos del acto que, obviamente, no se proyectaron:

Las fotos cortesía de @yojosemere, que hizo un estupendo reportaje.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Superluna, pobreza energética y otros artefactos informativos

Artefactos son informaciones erróneas producidas por sistemas de medida. Ocurren en sistemas experimentales con finalidad científica, médica o industrial (1). En ecografía por ejemplo son muy comunes (todo lo marcado por flechas en la imagen no es imagen de nada real, 2). Los especialistas en instrumentación deben conocerlos para ser capaces de interpretar las medidas que se realizan y discernir lo que es real y lo que no.

¿Podemos considerar los medios de comunicación sistemas de instrumentación social? En cierto modo lo son ya que es a través de ellos que tenemos información de lo que ocurre en el mundo. En este contexto también existen los artefactos y deberíamos considerarlos de forma análoga a como se tratan en el mundo técnico.

La "pobreza energética" no existe. Existe la pobreza, sin apellidos. Se manifiesta en todos los ámbitos de la vida: la nutrición, la salud, la vivienda, la educación de los hijos, ..., y en la disponibilidad de energía también. Hablar sólo de un aspecto es un artefacto, confunde y no ayuda a entender lo que ocurre y menos aún a buscar soluciones efectivas (3).

La "superluna" no existe. Ocurre que la luna se mueve en una órbita elíptica que hace que unas veces esté más cerca de la tierra que otras, pero como la excentricidad es pequeña, las variaciones apenas son observables a simple vista. La superluna como fenómeno informativo es un artefacto. Las piezas periodísticas encaminadas a hacerlo notar y a explicar lo que en realidad hay son aceptables, deseables incluso, pero junto con ellas se van a generar muchas otras que deslicen información exagerada, incorrecta o directamente absurda (como que esa noche se dormirá en promedio 20 minutos menos que "la media").


Los artefactos en los sistemas de medida tecnológicos son algo a evitar. Nadie se alegra de su existencia, aunque se puedan conocer y analizar todo el mundo prefiere imágenes y medidas libres de artefactos. ¿No deberíamos hacer lo mismo con los "sistemas de medida social"? Sería lo ideal, pero aquí el consumidor de la información no es un científico o un médico sino un ciudadano cualquiera que, en muchas ocasiones, prefiere una media verdad entretenida o afín a sus creencias antes que una verdad más aburrida e incómoda. Difícil papeleta para los periodistas de ciencia que viven de que les lean esos consumidores pero que deben mantener el rigor (5). Mucho más sencilla la postura desde otros ángulos de la comunicación científica (el escepticismo o los científicos profesionales, por ejemplo).

Yo personalmente prefiero que en la información que consumo haya el menor número posible de artefactos: sorpasos, aguas en Marte, lunas verdes, lunas azules, superlunas, pobrezas energéticas, sectores críticos y cientos de falsos conceptos que me dificultan la comprensión.

------------
(1) Artifact: (Among other entries) A structure or finding in an experiment or investigation that is not a true feature of the object under observation, but is a result of external action, the test arrangement, or an experimental error.
Artefacto: cualquier distorsión percibida y/o cualquier otro error de datos causado por un instrumento de la observación o medición, el cual puede provocar una mala interpretación o resultados erróneos.

(2) La imagen corresponde a una ecografía transesofágica procedente de este enlace.

(3) Eso sí, da para muchos minutos de sensiblería entrevistando a pobres desgraciados de los que solo interesa que les han cortado la luz. También es un tema agradecido por que hay unos "malos" muy bien identificados: "las eléctricas".

(4) Artículo de Antonio Martínez Ron sobre el "conflicto" relativo a la información sobre la "superluna"

sábado, 12 de noviembre de 2016

Divulgar el conocimiento en la universidad (en RNE)

Una entrevista que me hicieron en Radio Nacional sobre el nombramiento como responsable de divulgación del conocimiento de la UPNA:


domingo, 6 de noviembre de 2016

Entrevista en Diario de Navarra

Hoy se publica una larga entrevista que mi hicieron la samana pasada para Diario de Navarra.
No estoy del todo contento con la relevancia que adquieren en lo publicado frases marginales en una conversación mucho más centrada en la ciencia y su divulgación. Aún así está muy bien, esto es lo que hay:

(Para leerlo realmente, en pdf está aquí: página 1 , página 2)


martes, 25 de octubre de 2016

Divulgación a vista de pájaro

En las jornadas de Divulgación Innovadora celebradas en Zaragoza el pasado fin de semana hubo una interesante sesión de discusión sobre los límites de la divulgación. Se centró bastante en el humor, si hay cosas de las que mejor no reírse.

En mi opinión el mejor símil para aproximarse al mundo de la divulgación de la ciencia es el de un ecosistema. Hay distintos objetivos (popularización, "science awareness", divulgación propiamente, "outreach"), distintos públicos, distintos actores y distintos mensajes. En ese ecosistema aparecen propuestas nuevas (¿mutaciones, cruzamientos, ...?) que tienen mejor o pero acogida y el conjunto va cambiando. En ese ecosistema no veo más límite que perder el apellido "científico". Cuando las acciones de comunicación van sobre hipótesis demasiado aventuradas, pseudociencias directamente o están planteadas con faltas graves de rigor no hemos salido del tema. Hay muchas acciones de comunicación en esos ámbitos; probablemente la comunicación pseudocientífica sea más exitosa que la científica.

Sobre este ecosistema hice algunas transparencias para el curso de verano "Cuentahistorias Científicas" que celebramos el pasado septiembre. Son las primeras de la presentación que dejo a continuación:



viernes, 14 de octubre de 2016

Ciencia espectáculo

El pasado 8 de septiembre tuvo lugar el festejo "Ciencia, música y birras" en la sala de conciertos de moda de Pamplona, el café Zentral (en el mercado de Santo Domingo). Aprovechando que varios divulgadores Navarros tenían ya preparadas charlas espectáculo para Naukas Bilbao (que era una semana después), montamos un "preNaukas" local en un formato que acentúa el carácter de espectáculo: incorporando música en directo entre las charlas. El público respondió de maravilla y resultó muy bien todo. Josemere hizo un montón de fotos estupendas (que se pueden ver aquí) y de las que yo he tomado algunas para este collage:


Maestro de ceremonias: Javier Armentia
Las Hormigas (la banda): Guillermo, Julen y Carlos
Los ponentes:
- Daniel Sánchez
- Beatriz Sevilla
- Ambrosio Liceaga
- Carlos Chordá
- Joaquín Sevilla
- Ignacio López Goñi

Salvo la de Daniel, que es un valiente y se la preparó en un par de días, todas las demás se pueden ver en las grabaciones de Naukas16, no es exactamente igual, pero casi ;-)

miércoles, 12 de octubre de 2016

¡Esto es un escándalo!

Tras haber sido avisado por la señora llega el policía a su casa,
- Señor guardia, detenga a mi vecina de enfrente por escándalo público, está tomando el sol desnuda.
- Pero si no se la ve
- ¿Que no? Súbase al armario y verá.


A veces hay que subirse a un armario para poderse escandalizar a gusto. Otros están haciendo algo que nos disgusta y buscamos argumentos traídos por lo pelos para poder airear nuestra disconformidad en el agradecido formato del escándalo.

Que unos titiriteros están representando una obra con valores que nos disgustan, pues sacamos de contexto una frase, lo aderezamos con la infancia y nos escandalizamos muchiiiisimo. Escándalo amparado por la ley en este caso, pero eso es tema aparte ahora. La costumbre de rebuscar en el pasado remoto del timeline de tuiter de los recién nombrados es otro maravilloso armario al que subirse para poderse escandalizar a gusto.

Hoy 12 de octubre me viene esto a la cabeza por la gran cantidad de escandalizados por la celebración de este día de fiesta. Como en tiempos de Colón no había tuiter hay que buscar en los libros de historia las "hazañas" que juzgar con valores extemporáneos para sentir el reconfortante escándalo. En esa construcción de escandalizantes "hombres de paja" las fiestas sirven perfectamente. Tanto los que las instauran como los que las critican lo hacen a versiones exageradas del hecho que supuestamente se quiere conmemorar.

A mi esta fiesta no me gusta, como casi ninguna en realidad, pero no me escandalizo por que en el SXV el respeto a la vida y a la diferencia eran inexistentes, me limito a rumiar mi disgusto de forma intimista, mucho más con Brassens (y reinterpretaciones de Paco Ibañez o Loquiillo) que escandalizado.

En la fiesta nacional
Yo me quedo en la cama igual,
Que la música militar
Nunca me supo levantar.


martes, 4 de octubre de 2016

¿Dónde va la grasa que pierdes cuando adelgazas?

Cuando se le pregunta a personas, incluso informadas como médicos, dietistas o entrenadores personales, se obtienen curiosas respuestas. La más habitual es que se convierte en energía, en calor.

¿Es esto posible? No, en absoluto. Cuando decimos que el cuerpo "quema" grasas estamos utilizando una metáfora muy buena. No se trata de una combustión abierta como si estuviera a la parrilla, pero el resultado es equivalente. El metabolismo de las grasas son un conjunto de reacciones químicas complejas que, vistas en conjunto, consisten en combinar la molécula de grasa con varias de oxigeno dando como resultado CO2 y agua. Esta reacción es exotérmica, libera energía, pero no por que los átomos se hayan convertido en energía, sino por que enlazados de una forma almacenan más energía que enlazados de la otra. Los átomos en juego son los mismos.

¿Cómo es entonces posible que se pierda peso? Pues fundamentalmente deshaciéndonos de los productos de la reacción, del CO2 y del agua. El agua se excreta de distintas formas (sudor, orina o la propia respiración), el CO2 se exhala en la respiración. En conclusión podemos decir que cuando perdemos peso la materia que desaparece del cuerpo es un gas que respiramos.

La respuesta correcta es la que menos personas habían acertado entre los encuestados de la figura. Esa figura y una explicación más detallada sobre el metabolismo de las grasas proceden de este paper (en open access) de 2014.

Es curioso este error conceptual tan generalizado, parece que estamos más dispuestos a atribuir la masa perdida a "la energía" que al CO2 (el auténtico culpable). No es el único caso en que se nos olvida ese compuesto, quizá por ser invisible. ¿De dónde procede la masa de un árbol cuando crece? Esta pregunta fue haciendo Dereck Muler a varias personas para su vídeo de Varitasium:



Este asunto tiene una coda interesante, como me han hecho notar en tuiter @fstdp y @paleofreak. Se trata del hecho de que solo las plantas en crecimiento secuestran CO2 de la atmósfera, lo convierten en masa vegetal: troncos, tamas, hojas... En cambio los bosques maduros, los que apenas crecen, no retiran dióxido de carbono de la atmósfera.

Recordemos los gases en los balances de masa ;-)