sábado, 26 de diciembre de 2009

5 de cada 6 estudiantes no contestan la encuesta

Siempre que se da un titular numérico hay un ejercicio muy interesante consistente en darle la vuelta. La noticia de portada de la página web de la UPNA estos días (no se si tendrá una url permanente en algún momento), dice que "más de
1.200 estudiantes de la Universidad participan en una encuesta". Dado que en la universidad debe haber poco mas de 7.000 estudiantes, la vuelta del titular quedaría: 5 de cada 6 estudiantes de la UPNA no contestan (¿pasan?) a la encuesta.

La encuesta a la que se hace referencia es la de satisfacción con la docencia, la clásica encuesta en la que los estudiantes valoran a sus profesores. Se puede discutir sobre quién es el cliente último de la actividad universitaria (el estudiante, su empleador futuro, sus padres, la sociedad en genral), también sobre el sentido profundo del concepto de satisfacción del usuario de un servicio púlico. Pero en cualquier caso, la opinión de los estudiantes sobre sus profesores debería constituír un dato esencial de la gestión universitaria. Como ya comentamos aquí, hace unos años en la UPNA esa opinión incluso repercutía en la percepción de un complemento del sueldo de los profesores.

Hoy parece que un nivel de respuesta de 1/6 sea como para felcictarse y publicitarlo. Por cierto, que no sabemos lo que significa el número. Cada estudiante cursa unas cuantas asignaturas (la media andará entre 7 y 8) y se le solicita rellenar una ecuesta por cada una. Esos más de 1.200 ¿han contestado a todas sus asignaturas? ¿han contestado a al menos una? ¿han contestado más del 50% de sus asignaturas? En cualquier caso el número me parece bajísimo.

Creo que la calidad de la docencia es una asignatura que la dirección de la UPNA ha abandonado, se la deja para otro año (si es que no la abandona), porque cuando un tema está en la agenda política se ponen medidas, por violentas que estas sean. Parece que del profesorado no importa la calidad de la actividad, pero si el cumplimiento estricto de las obligaciones legalmente exigibles, y a eso le ponemos un servicio de inspección que ríete del gran hemano de Orwell. Para las encuestas organizamos un web quest con sorteo de ragalitos y todo.
Publicar un comentario en la entrada