miércoles, 2 de diciembre de 2009

Llueve, porco governo

La actual presidenta de UPN es, a la sazón, alcaldesa de Pamplona, cuidad en la que a menudo hay pintadas y carteles ofensivos y hasta delictivos. No deja de ser sorprendente que desde la formación que preside se responsabilice al Rector de los carteles que aparezcan en el campus.

Además, nada hace más felices a los "carteleadores" que notar que su acción tiene efecto, que efectivamente molesta. Así, montando todo este revuelo se hace el caldo gordo precisamente a los que se quiere arrinconar.

¿Y alguien gana algo con esto? No creo que ningún partido político gane nada por posicionarse en este asunto... Nadie gana pero la UPNA pierde, pierde imagen y credibilidad, pierde apoyo social. ¿Hay alguien que gane si la UPNA pierde? blanco y en botella.

Primero un intento de extrangulación financiera (que acabó en un mínimo de subsistencia, pero de subsistencia al fin) ahora sembrando una imagen pésima; nuestros políticos no le tienen mucho cariño a esta institución. Y es una lástima. De las universidades del G9, Oviedo y Cantabria han conseguido el Campus de Excelencia Internacional; examinando la documentación se aprecia el apoyo sólido y decidido de gobierno, ayuntamientos, patronales, sindicatos, etc. etc. da una envidida tremenda. La Universidad Pública de Navarra no es una institución regional lider como en otras comunidades. Nos queda el consuelo de ser la única institución auténticamente transformadora, desde los cimientos, que puede traer a esta comunidad el auténtico progreso.

Mira que yo me considero "en la oposición" de este equipo rectoral, pero dado el entorno en que nos movemos no puedo por más que apoyarlo decididamente. Si la presión política sobre la institución cesa, podremos empezar a matizar decisiones internas, pero sin duda no en estas condiciones.
Publicar un comentario