lunes, 14 de diciembre de 2009

Ojo, el frío facilita las descargas de estática

Aprovechando las heladas de estos días quiero proponer la observación sobre las descargas de electricidad estática: esas chispitas que sentimos a veces al darle la mano a alguien o al tocar un coche u otro objeto metálico. Lo de la foto adjunta es un relámpago en toda regla, no he encontrado fotos de descárgas de estática, pero es el mismo fenómeno a escala.

La materia está compuesta por cargas eléctricas que tienden a estar siempre equilibradas, la misma cantidad de unas y de otras, quedando el objeto neutro. Sin embargo el rozamiento de unos respecto de otros cambia cargas de sitio, dejando unos cuerpos cargados respecto de otros. A esa carga se le llama electricidad estática (en contraposición a la corriente eléctrica que circula por los cables). Estas acumulaciones de carga tienden a neutralizarse más o menos rápido. Esa nutralización normalmente se produce de forma suave a través de las superficies de los objetos, que, aunque no lo notemos, están recubiertas de una película de aire y humedad. Cuando la humedad relativa del aire es baja las superficies se secan y se hacen menos conductoras, entonces las cargas acumuladas tienen más dificultad para neutralizarse de forma suave y es más probable que haya un encuentro fortuito de cuerpos con cargas diferentes y salte la chispa.

No son muy habituales las situaciones meteorológicas en las que la humedad relativa del aire sea muy baja. La más común ocurre cuando hace mucho frío. La cantidad de agua que le cabe al aire depende de la temperatura: cuato más frío el aire menos agua cabe, y a partir del punto de congelación no le cabe nada, el aire bajo cero está totalmente seco. (Por eso los congeladores hacen hielo, cada vez que lo abres entra aire de fuera con alg de humedad y al cerrarlo se congela y precipita su aua en forma de hielo, y así día tras día, pero no se trataba de esto ahora).

Uniendo las dos cosas nos tendríamos que encontrar con el hecho de que en temporadas de heladas persistentes las descargas de electricidad estática deberían ser bastante más habituales que en cualquier otro momento. Y esa es la observación que proponía para estps días en los que hace mucho mucho frío.

Las descargas de estática también se favorecen con los zapatos de suelas de goma gordas (que evitan que uno se descargue hacia el suelo), andando sobre moquetas acrílicas, que producen un rozamiento especialmente bueno para producir cargas, etc. Pero insisto, hoy me interesaba comentar el efecto de la humedad del aire y, en particualr, del frío helador.

Por cierto, la foto de aquí.
Publicar un comentario en la entrada