jueves, 25 de junio de 2009

La facilidad de la investigación

Opina un economista famoso (no como economista sino como político) en la defensa de su tesis doctoral que investigar es sencillo, lo difícil es innovar. Así de rotundo, para que no haya lugar a medias tintas.

Ya habíamos comentado sobre estas cuestiones, tanto sobre el espíritu innovador como sobre innovación y empleo. En principio mi opinión es totalmente contraria al titular de la tesis: investigar es el trabajo serio, sólido y formal y la innovación es fuego de artificio, espuma de gaseosa. Usaba en las entradas antes citadas el ejemplo de un torneo de tenis: el ojo de halcón es investigación y las guapas recogepelotas en minifalda (o el color de la arena) son innovaciones. Puede ser que el torneo se haga famoso/ rentable por la belleza de sus recogepelotas, además no hay nada de malo en ello, pero no sé porque hay que contraponer esos beneficios con los de la investigación. Hablamos de divisiones diferentes, y mezclarlo genera una impresión equivocada de la importancia y la dificultad de la ciencia (que es lo que se esconde en realidad tras la palabra investigación).

Buscándole algúnsentido a la frase del titular sólo encuentro uno. Investigar es mas fácil en el sentido de que hay métodos, procedimientos, escuelas. Hay un siglo de filosofía de la ciencia y muchos siglos de experiencia en el desarrollo de la misma. La innovación en cambio es la ocurrencia, la invención, la chispa. Y en ese sentido si que es más difícil, no hay procedimientos, métodos ni nada parecido. No se si se refería a esto el autor, probablemente no.
Publicar un comentario