martes, 19 de mayo de 2009

Ordenadores en las aulas (que susto)

En el reciente debate sobre el estado de la nación, el presidente del gobierno hizo un anuncio muy rimbombante: la incorporación de ordenadores a las aulas de primaria. Ese debate no es más que circo mediático (no se debaten leyes ni ninguna función ordinaria del parlamento), y así hay que entender los exhortos que allí se hacen. Sin embargo el tema de la incorporación de ordenadores, ya apodados con gracia ZPCs, ha generado una polémica muy considerable (ver 1 y 2).

Allá por el 2001 se ponía en marcha en la UPNA la entonces nueva titulación de Ingeniería Técnica Informática. Aquel grupo de titulaciones se implantó con un proyecto docente diferente: solo se admitía a 50 estudiantes (la nota de corte fue superior a 7) y se pusieron a disposición todos los recursos posibles, los profesores que la impartían habían diseñado ellos mismos el plan de estudios el año anterior. Por cierto, a los estudiantes se les puso un portatil a cada uno, en el aula había unas taquillas electrificadas con llave... Solo uno de los 50 aprobó todo en septiembre. Los profesores presionaron para que se retirasen los portátiles de los estudiantes y para que se abriera el cupo a 110 estudiantes.

Aquello lo viví en primera persona, con muchas conversaciones privadas que es mejor no reproducir. Pero que no quede ninguna duda, aquellos ordenadores eran muy útiles para los estudiantes, fueron los profesores los que prefirieron laboratorios con ordenadores fijos y con una llave de la puerta en su bilsillo. Fueron los profesores los nunca quisieron entrar en aquella experiencia. Por eso ahora cuando veo ecandalizarse a profesores de primaria e instituto ante el anuncio de los ZPCs no puedo evitar la comparación. Todas esas críticas a la falta de un plan bien estructurado, a la confusión de prioridades (ordenadores en vez de tapar goteras) y demás cosas que se leen por ahí me parece que no hacen más que esconder la incomodidad que estos PCs iban a causar a los profes...

La figura está tomada de aquí.

6 comentarios:

RKincaid dijo...

Creo que este es uno de esos casos en los que lo óptimo es enemigo de lo bueno.

Sin duda, en un mundo ideal los niños podrían ir a la escuela con sus portátiles, ventanas abiertas al conocimiento universal en lugar de una mochila cargada de pesados libros, y los educadores serían capaces de explotar las nuevas tecnologías llevando el proceso de aprendizaje a cotas inimaginables....

Lamentablemente los profesores, maestros, educadores son como los aviones de una compañía aerea: a la última en el momento en el que salen pero deben permanecer en servicio 40 años. En teoría tardaríamos todo ese tiempo en "renovar la flota", con el inconveniente añadido de que los que ahora se incorporen estarán obsoletos también en un breve plazo si dichas tecnologías no están ya en la calle.

No creo que debamos volver al Trivium y al Quadrivium, ni permanecer con un sistema educativo anterior a la existencia de medios como internet, pero me acojona pensar en niños con un ordenador acumulando polvo porque su profesor/a de 58 años, con ganas de jubilarse, se niegue, y con razón, a adaptarse a la nueva metodología de moda.

Dicho esto, también he de decir que he tenido un OLPC en mis manos y me pareció una maravilla. No me cabe duda de que el futuro es ese... pero la forma de llegar a él... tal vez no sea hacer un anuncio por sorpresa inconsensuado en un debate sobre el estado de la nación.

Un saludo

Joaquín Sevilla Moróder dijo...

Es verdad que esa no es forma de tratar un tema tan importante, pero el sistema político que tenemos produce esos monstruos: la oposición jamás reconoce éxitos al gobierno y le culpa hasta de los desastres naturales, y el gobierno no cuenta con la oposición en absoluto. A pesar de eso es el mejor sistema político disponible.

El fondo es lamentable. Puede ser que no haya mas remedio que el relevo generacional, ya se decía (no recuerdo ahora quien era) en los años 30 respecto de la física cuántica y relativista, que no asumiría hasta que se relevara la generación de físicos. Pero es triste, ¿no es posible mantener una razonable capacidad de aprendizaje a lo largo de la vida?

Muchas gracias por el comentario.

RKincaid dijo...

Joaquín,

Saliendome un poquito del tema... ¿de verdad crees que es el mejor sistema?. Yo creo que es el mejor en cuanto a la legitimidad de las decisiones: todos las asumimos porque aceptamos las decisiones de la mayoría, pero como decía Platón, la democracia es antinatural porque lo natural es preguntar al que sabe y no a la mayoría.

Para un bonito ejemplo de como funciona la democracia basta ver el programa "¿Quieres ser millonario?" para descubrir que el "comodín del público", es una mierda... rara vez aciertan.

En cualquier caso, estoy de acuerdo con que es el mejor sistema conocido, pero más que por ser bueno en cuanto a los resultados (que no lo és), o justo (que tampoco lo és, ya que hace difícil garantizar los derechos de las minorías) lo es porque todos aceptamos su legitimidad y eso es algo de lo que los demás sistemas carecen.

Para los que defienden modelos tecnológicamente avanzados de democracia (ciberdemocracia) estaría bien repasar el teorema de la imposibilidad de la democracia que valió a su autor, Kenneth Arrow, matemático y economista un premio Nobel en los años 70.

Un saludo

Joaquín Sevilla Moróder dijo...

Esas coletillas son una deformación profesional. Cuando dando clase critico alguna cosa siempre intento dejar un contrapeso cerca. El esfuerzo del discurso está en la crítica, y el contrapeso tiende a un lugar común que sirve más para relativizar la crítica que en sí mismo.

El asunto de los sistemas de gobierno es extremadamente complejo. El comentario sobre que es el mejor disponible se basa más en una observación empírica que en una reflexión filosófica. Parece que uno pediría de un sistema paz, prosperidad y justicia, y al menos las dos primeras se han dado en las "democracias" occidentales en mucha mayor medida que en otros entornos. Pero sin duda que hay mucho que matizar y analizar. Pero por estos terrenos de la opinión me siento poco seguro. Lástima que Frisco se haya retirado últimamente de la blogosfera, él si se maneja muy bien en estos terrenos...

Saludos

Anónimo dijo...

Taquillas electrificadas?. Cumplen con la normativa?. Puede ser muy interesante... Tienes informacion al respecto?

Joaquín Sevilla Moróder dijo...

Estimado Anónimo, supongo que cumplirían suficientes normativas como para estar instaladas. No se si se encargaron ya con los enchufes puestos o si fue una modificación de la unidad de mantenimiento de la universidad. Actualmente están en algún lugar del Servicio Informático de la Universidad (creo), y desde luego son profesionales de ese servicio los que llevaron todo el tema y te podrían dar referencias. Si quieres puedes contactarles diréctamente, si prefieres un nombre concreto, por favor comunicate conmigo por un medi oprivado.

Un saludo