lunes, 25 de mayo de 2009

Más clasificaciones de universidades

"Una clasificación ... mide la calidad de las universidades". Vaya, continuamos con el tema del post anterior, la "medida" de conceptos subjetivos que no son magnitudes físicas. En concreto en el caso de las universidades aquí venimos comentando todas las clasificaciones que van saliendo, que son un montón.

De esta, reseñada aquí en El País, se puede descargar el documento entero. Tiene una primera parte muy interesante en la que se listan otras clasificaciones anteriores y se dan sus principales resultados, así que sólo con este documento uno se hace una buena idea del tema de los rankings universitarios.

Además de documentar muy bien el panorama de los rankings, luego se aborda el propio, en el que se cocinan estadísticamente un conjunto de datos públicos (del informe la Universidad en Cifras, de la CRUE) y sale como primera en docencia e investigación, con un 30% de diferencia sobre la siguiente, la "OPTRA" (i.e. en Navarra la que no es la UPNA). Por proximidad y sospecha (muy fundada, por cierto) de parcialidad no comentaré este punto. La siguiente es otra universidad asentada en el imaginario colectivo como excelente: Córdoba.

Las clasificaciones que hecen menos malabares con los datos y se limitan a contar artículos científicos siempre dejan a la UCIIIM y la Pompeu por encima de nosotros. Como ya he comentado otras veces estas son las dos universidades que yo tomo como referencia para comparar con la UPNA. En esta, sin embargo, como en la de CID, quedamos ligeramente debajo de la Pompeu y muy por encima de la Carlos: maravillas de algún indicador ambiguo sobre relación profesor- alumno, financiación o cosas similares.

Cuando se mira este tema con un poco de distancia y se comparan las tablas de los muchos rankings disponibles lo más llmativo es la disparidad de posiciones que puede ocupar una misma universidad. Y sin embargo son estudios serios y bien elaborados... Sólo hay una explicación, que además me cuadra bastante con la experiencia e impresión personal: todas las universidades son parecidísimas. Dada la inercia de la institución universitaria, los 20 años de transferencias autonómicas y desregulaciones de normas comunes aún no han producido diferencias verdaderamente importantes. Pero subrayo "aún", porque esa deriva que ligeramente si ha comenzado tiene necesariamente que crecer. Haríamos bien en esforzarnos en estar cuando menos en el primer tercio. El tiempo dirá.
Publicar un comentario en la entrada