miércoles, 3 de diciembre de 2008

No hay origen ni escala

No sólo las tartas en escorzo son malas gráficas. Aquí tenemos otra variante, espectacular.

Los datos están incluidos de forma explícita: 42,2 y 41,9%. Si se quieren ilustrar con una gráfica hay que respetar unas reglas mínimas de la "representación". En la metáfora visual escogida, el gráfico de barras, la longitud de las barras ha de ser proporcional a la magnitud representada, lo que no ocurre en el ejemplo. Cuando la diferencia es muy pequeña en comparación con el valor absoluto, apenas se aprecia gráficamente. Hay algunas variantes "honestas" que permiten enfatizar esa diferencia, pero siempre manteniendo la relación con el valor absoluto. En general, incluir la escala: donde está el cero y la longitud de las unidades, es una práctica muy recomendable, que evita errores, que aunque sea involuntariamente, se convierten en mentiras.

Según parece, para colmo del anumerismo, la encuesta de la que se obtuvieron los datos representados se hizo sobre una muestra muy escasa, dando un margen de error de más del 3%, un orden de magnitud superior a la diferencia deshonestamente superenfatizada... No me cabe en la cabeza que semejante anumerismo no resulte tan repulsivo como su equivalente analfabetismo.

La información me llega a través de un amigo, que me refiere a aquí, donde se recoge del comentario original en Fernando busca su sitio. Se indica que la gráfica apareció en la página principal del ABC digital. Ahora no está (o no he sabido encontrarla, que nunca se sabe)
Publicar un comentario en la entrada