sábado, 13 de diciembre de 2008

Salimos en El País.

El reportaje a doble página de El País de hoy va dedicado a la iniciativa de Caja Navarra de dejar la decisión de inversión de la ora social a los clientes. El titular "El público quiere menos cultura y más solidaridad" es un buen titular en sentido periodístico, enfatiza el aspecto más escandaloso de tema. De hecho es la idea que casi exclusivamente que ha guiado la discusión que encuentra en el foro de la noticia. Pero se deja muchos matices.

En el trabajo de documentación eligieron nuestra asociación (Investigación Solidaria Sadar) como una de las que entrevistar. Supongo que una de las razones es tener uno de los proyectos más votados. El caso es que me tocó a mi ir a la entrevista y por eso aparecen "declaraciones" mías en el artículo. Ahí se pierde el hecho de "ir en representación" y apareces con nombre y apellidos como si fuera una actividad personal. También podría quejarme de que en la hora y media que duró la entrevista dije muchísimas más cosas, y la mayoría más interesantes que las que aparecen, pero me consuela la fotografía. Al final se ha fotografiado el producto más directo de mi trabajo (1) en este tema: la cadena de producción de accesorios de coche subcontratada a Tasubinsa, en la que introdujimos una mejora para hacer más accesible el trabajo a personas con discapacidad.

Respecto al fondo de la cuestión, la cosa es compleja. El valor de la democracia y la voluntad popular es evidente, pero en la medida en que el número de opciones entre las que elegir pasa de las 3.000, las probabilidades de tomar una decisión verdaderamente informada se aproxima a cero. El paso del tiempo va haciendo evolucionar la iniciativa, al principio eran peticionarias organizaciones "tradicionales" (que existían antes de la iniciativa), mientras que en tres años se han creado miles de proyectos sin otra vocación que acudir a la iniciativa de la CAN. Del mismo modo, inicialmente los impositores se veían como veían como votantes ajenos al voto, hoy no hay nadie que no reciba "presiones" de su entorno próximo (familiares, profesores de los hijos, compañeros de trabajo, etc, etc.) para que les otorgue la elección. En resumen, aunque la esencia última de la iniciativa es muy interesante y positiva, la implementación práctica se va desviando progresivamente de lo ideal.

Como no podría ser de otra forma, personalmente estoy muy contento de haber podido contar con finaciación para unos proyectos tan interesantes, y espero poder seguirlo haciendo (y que salgan bien y que las personas con discapacidad tengan algo más fácil el acces al empleo).

---------------
(1) Con la inestimable participación de Patxi y Ion, y con las facilidades de la dirección y todo el personal de Tasubinsa para podelo poner en funcionamiento

Publicar un comentario en la entrada