domingo, 13 de abril de 2008

Multidisciplinar

Ya habíamos comentado aquí la necesidad de equilibrar muchos palos a la hora de diseñar los futuros grados, ni demasiado exóticos ni demasiado clásicos, ni demasiado teóricos ni demasiado aplicados. Nos añade aquí Carmen Ruiz-Rivas que también hay que acertar con la dosis justa de multidisciplinariedad que evite las macedonias conceptuales sin fundamento. Sin duda que ese es también uno de tantos equilibrios a buscar.

Lo que no me ha convencido es la rapidez con la que se despacha el papel del "mercado" en el juicio sobre la actividad universitaria. Si lo llamamos, como la autora, "regulación del mercado" percibimos un sabor muy diferente, mucho más neo-con que si decimos "ajuste a las necesidades sociales". Lo que regula mal es la propia Universidad. En los últimos 10 años el número de potenciales universitarios ha caído a cerca de la mitad (basta ver la pirámide de población) y ¿cómo nos hemos regulado los universitarios? Aumentando dramáticamente la oferta de titulaciones (campus, universidades, ...). Hace años que determinadas titulaciones no alcanzan una decena de estudiantes de nuevo ingreso en ninguna de las universidades que la ofertan ¿se ha eliminado en alguna?

En una visión moderna de la universidad como servicio público, aunque sea una perogrullada, hay que dar servicio al público, y además el que se demanda. En un equilibrio más, hay que buscar satisfacer esa demanda sin perder el carácter Universitario que diferencia la institución de otras alternativas de educación de adultos, pero tampoco la vocación de servicio real.
Publicar un comentario en la entrada