lunes, 27 de abril de 2009

Quemar palomitas en el microondas (con mucha ciencia)

No es infrecuente que haciendo palomitas de maíz (a las que soy adicto) en el microondas, la bolsa quede bloqueada, deje de girar, y se me quemen algunas. Al abrir la bolsa resulta que la mayoría están bien, pero hay un par de zonas donde las palomitas están aglomeradas, marrones y malolientes. ¿Porqué ahí? ¿En que se basa esa forma de quemarse?

Los hornos de microondas cocinan basándose en un mecanismo poco habitual. El horno emite unas ondas que entran en resonancia con moléculas de agua y grasa transfiriéndoles energía. Son ondas electromagnéticas (como la luz, las ondas de radio o los rayos X) de un tamaño, una longitud de onda, de algunos centímetros, más pequeñas que las de radio, por eso se les llamo "micro" ondas (aunque la luz es menor y los rayos X aún menores).

Las ondas se emiten desde un punto, vulgarmente "el motor", más técnicamente "el magnetrón". Al ir rebotando por el interior se forman unos curiosos patrones con zonas de alta intensidad y zonas de menos (ondas estacionarias, con sus nodos y sus vientres). Esto se ve muy bien en la siguiente animación: Ondas en el interior del microondas. De hecho los mocroondas tienen un plato giratorio para distorsionar el patrón estacionario y que este afecte a distintos puntos del alimanto, dando como resultado una cocción más homogénea.

Por eso tengo problemas cuando la bolsa se atasca y deja de girar. Las zonas donde se me queman las palomitas corresponden a los máximos de la onda estacionaria. Si en vez de palomitas se pone una tableta de chocolate (también sin girar) se obtienen los puntos calientes de forma que se puede medir la distancia entre ellos, que corresponderá a la longitud de onda de las microondas (a media en realidad). Todo esto se muestra de una forma preciosa en un vídeo de youtube.

El dato de distancia D entre puntos quemados en el chocolate (o en las palomitas si uno consigue medirlo sin que se desmorone el paquete, cosa que yo nunca he logrado) se puede utilizar de varias maneras: si damos por bueno el valor de la velocidad de la luz (c) podemos comprabar la frecuencia del microondas (f=c/D) y comparar con la que da el fabricante. O si damos por buena la frecuencia calcular la velocidad de la luz (que es la de todas las ondas electromagnéticas). Más detalles sobre el procedimiento y el cálculo aquí y aquí.

Por cierto, esos vídeos que circulan por la red en los que se hacen palomitas con tres teléfonos móviles son totalmente falsos.
Publicar un comentario en la entrada