lunes, 6 de abril de 2009

Elogio del talento vs. aprecio al pelotazo

En la última entrada del Blog del tambien profesor de la UPNA Victor Dominguez, además de dar envidia con sus colaboraciones científicas transoceánicas, hace una observación de soslayo que me ha dado que pensar: "Una de las sorpresas cuando uno visita estos sitios es el humor científico, alguno diría freaky nerd que se gastan". Es verdad que, por ejemplo, es fácil encontrar camisetas con chistes técnicos a propósito de profesiones o estudios (las de la imagen están fotografiadas en una tienda del Mall de George Town en Washington, me compré dos de ellas).

Allí el personal no se avergüenza de saber, cosa que aquí no tengo tan clara. Los niños están orgullosos de sacar buenas notas; en la escuela y les dan estrellitas por cada cosa que hacen bien. Les gusta ser el estudiante del mes. Aquí nadie llevaría una camiseta así, los niños listos esconden lo que saben en la escuela. Se morirían de vergüenza de ser nombrados estudiantes del mes.

Los niños y la escuela no hacen más que emular lo que hacen sus mayores. El conocimiento, el esfuerzo y la singularidad no son valores. Lo que se aprecia socialmente es "el pelotazo", la consecución de mucho con poco esfuerzo (y si ese esfuerzo no es muy honesto tampoco pasa nada).

Muchos de los problemas de la educación, de todos los ciclos educativos, que nos hartamos de analizar buscando causas y soluciones, parten en realidad de esos valores. La sociedad y su escuela se realimentan mutuamente. Al final va a resultar que el día del orgullo friki tiene más sentido del que parecía.
Publicar un comentario