domingo, 5 de abril de 2009

No reduciendo la universidad a Bolonia

"Se que en España este post no lo van a leer ni mis más íntimos amigos" dado que estamos ya todos hartos del asunto del ahora llamado "plan Bolonia" por los medios. Sin ser amigo del autor, ni compartir otras opiniones de su blog, si que lo he leído y me ha gustado mucho, lo recomiendo y comparto básicamente lo allí expuesto.

Hoy tenemos una legislación promulgada y unos indivíduos enfadados, supuestamene universitarios, protestando de maneras inadecuadas. ¿Que contestar si te preguntan tu opinión sobre "el plan Bolonia"?

Yo no acepto la pregunta así, hay demasiadas cosas mezcladas ahí como para sintetizar una respuesta con sentido. El post ese que recomiendo hoy es mucho más largo que lo que yo voy a escribir, porque es necesario enmarcar el asunto desde muchos ángulos para contestar. Ahora bien, para que no todo sea echar balones fuera, y recomendar el análisis de otro, algunas cosas que si tengo claras:

  • Las protestas de los estudiantes son absurdas. La queja principal (que se podría resumir en la viñeta adjunta) no tiene ningún sentido, ni en la reforma ni en el camino de la Universidad Española.
  • Las ideas inspiradoras del Espacio Europeo de Enseñanza Superor (declaración de Bolonia y subsiguientes), son extraordinarias
  • Se ha intentado aprovechar el momento de cambio para acometer muchas otras reformas que nada tiene que ver con el EEES
  • La aplicación práctica real de los principios inspiradores, la regulación finalmente publicada en el BOE, es contraria a los principios de Bolonia y o va a mejorar la Universidad en ningún sentido. Probablemente tampoco la empeore (más)
  • La responsabilidad en este desconcierto se reparte entre unas autoridades débiles y sin ideas claras (sobre todo a nivel ministerial, pero también los rectores mancomunados) y unos lobbys fuertes y con unas ideas (decimonónicas y perniciosas) muy claras.
Los grandes problemas de la universidad (endogamia en la selección del profesorado, falta de financiación, exceso de burocracia, dificultad en la toma de decisiones, tendencia excesiva al gremialismo, etc.) no se van a mover un ápice con todo este "liopardismo".

Eso si, en estos momentos se puede hacer todo. En la UPNA, hace unos días se ha aprobado un calendario académico para el año que viene no ya sin protestas, sino sin votos en contra. La misma iniciativa hace unos años generó manifestaciones, monográficos en la televisión local...

La imágen está tomada de aquí
Publicar un comentario en la entrada