martes, 3 de noviembre de 2009

El retablillo de don Cristobal

Salvo los escasos tres años en que la UPNA ha contado con un convenio de financiación, todos los años hemos asistido a una farsa más o menos encubierta. Este año el Consejero de Economía la expone con total claridad: ponemos en el proyecto de presupuesto menos de lo que sabemos qu edebemos poner y esperamos al mercadeo de las enmiendas. Si los entrecomillados del periódico son reales (de lo que no tengo porqué dudar), ha dicho:

"El Gobierno de Navarra sabe que la UPNA debe verse mejor en su financiación respecto a lo que está puesto en el presupuesto"

"Es evidente que hacemos un presupuesto sabiendo que algo se tiene que enmendar. Pensamos, evidentemente, que la partida de la UPNA se va a incrementar"

Esta forma de hacer política creo que difícilmente va a conseguir el prestigio social que merece la gestión de la cosa pública. No sólo la corrupción está llevando a la clase política a ser percibida con horror por los ciudadanos. Ahora que esto es como la telebasura, que todo el mundo la critica y tiene una audiencia espectacular. Mucha preocupación social pero se mantienen las intenciones de voto. A lo mejor es que no hay más opción en la posmodernidad y mercadeo, chalaneo y choriceo son los sustitutos naturales de la ideología a la hora de gobernar. Pues aunque esté anticuado, estos políticos representando farsas de guiñol me repugnan.
Publicar un comentario