lunes, 2 de marzo de 2009

Desajuste formativo y economistas

Me preguntaba una amiga, economista por cierto, que porqué en este blog se critica tanto a los economistas. El artículo adjunto, del que he copiado un par de párrafos puede servir para ejemplificarlo.

La autora argumenta que existe un desajuste entre la formación que demandan las empresas y la que poseen los ciudadanos. Parece ser que han estudiado en profundidad que las empresas Navarras no necesitan tantos universitarios y que que preferirían trabajadores con formación profesional. Vale, será así. Pero de esto concluye que la Administración debe consensuar con los empresarios planes formativos adecuados para reducir este desequilibrio.

La detección del hecho puede ser más o menos científica, pero la conclusión que de ahí se deriva es pura ideología, vestida también de ciencia (y eso precisamente es lo que critico, lo que me resulta intolerable).

En el análisis de la"Institución Futuro" viene ya implícito el futuro que se persigue: ciudadanos poco formados, poco exigentes, que se adapten bien a empresas de producción mediocre que basan su competitividad en bajos salarios y estructuras tradicionales. Si pensamos en un auténtico Futuro con mayúsculas, no es la empresa la que necesita personas menos cualificadas, sino la sociedad la que requiere empresas más serias. El objetivo es una sociedad desarrollada, libre y feliz y en ese objetivo la competitividad de las empresas es un medio. Y en mi opinión es una aberración sacrificar el auténtico objetivo por el bien de un medio secundario, porque la felicidad de los ciudadanos crece con su nivel de formación de forma indudable. ¿Van a mandar a FP a sus hijos los dueños de esas empresas que reclaman menor cualificación?

Si alguien me dice que defiende una sociedad con clases bien definidas, donde unos ostentan los medios de producción y la cultura y otros constituyen la mano de obra (con formación limitada) no estaré de acuerdo, pero al menos ha expresado sus ideas con honestidad. Intentar esconder esas ideas detrás de un supuesto análisis técnico científico es lo que no puedo soportar, y desde la economía como profesión se hace continuamente.

En este caso concreto yo creo que lo que le falta a Navarra no son FPs, sino Doctores. Lo que le faltan son empresas capaces de investigar y desarrollar, de patentar productos verdaderamente nuevos y rompedores. El rollito de la innovación, con i minúscula, es una forma de intentar dignificar una evolución empresarial mediocre, de tono muy menor, que debería aspirar a la I mayúscula, y dejar de engañarnos a los ciudadanos.
Publicar un comentario en la entrada