miércoles, 12 de febrero de 2014

Hay que tener cuidado con las unidades

Me llega por correo electrónico una broma sobre un supuesto recurso a una multa de tráfico. La carta está fechada en 2007, y se encuentra reproducida en muchos sitios (p. ej. 1, 2, 3, etc.). Lo incluyo a continuación:

21/03/2007 10:12

Estimado Sr. Juez: 

He sido denunciado por circular a 250 km/h en la Nacional 530 cuando iba en mi moto camino de mi pueblo para hacer la matanza. 

Según me dijeron los Guardias Civiles que me pararon, el radar me detectó a la velocidad antes indicada en un tramo limitado a 70km/h. 

Yo, por mi parte, puedo decir que he visto perfectamente esa señal con el número 70 en negro, dentro del círculo rojo con el fondo blanco. Sin embargo, por más que me he fijado, no he visto ninguna unidad de medida junto al numerito 70. Como Vd. sabrá mejor que yo, que para eso ha estudiado derecho, la Ley 54/1893 establece que en el Estado Español (que Dios guarde muchos años) se establece que el Sistema Métrico Internacional será el obligatorio en el país, y dentro de las reglas propiamente dichas del citado Sistema Métrico Internacional, se establece que la unidad de longitud será el metro, y la unidad de tiempo será el segundo. No se si cuando Vd. terminó derecho le dio tiempo a hacer algo de matemáticas, pero por si acaso voy a informarle de que la velocidad se mide dividiendo la distancia recorrida entre el tiempo empleado para recorrerla, por lo que cogiendo la unidad de medida de la distancia (metro) y la unidad de medida del tiempo (segundo), obtendremos la unidad de medida de la velocidad: METROS POR SEGUNDO, que, tal y como nos dice la Ley anteriormente citada, SERÁ LA UNIDAD DE MEDIDA OBLIGATORIA PARA LA VELOCIDAD. 

Yo no le voy a negar que fuese a 250 km/h, que de hecho los iba, pero es que la señal que yo vi sólo ponía 70, y en virtud del imperio de la ley que todos debemos respetar y del que Vd. es el máximo exponente, no he dudado en considerar que el 70 se refería a la unidad internacional de la velocidad, el metro por segundo; si Vd. hace la conversión, observará que 70 m/s equivalen a 252km/h, con lo cual yo circulaba a 2 km/h por debajo de lo permitido. Por todo lo expuesto, ruego a Vd. que me devuelva el carné de conducir, los 600 Euros y los 8 puntos que me han quitado, que no están las cosas para bromas, dejando este asunto en un lamentable malentendido por el que no voy a denunciar a los pobres Agentes, que bastante tienen con su arriesgado trabajo y estoy seguro que no lo hicieron con mala intención. 

Atentamente.



Dejando aparte el tono de broma, tiene toda la razón, en 2010 se aprobaba el Real Decreto 2032/2009 de 30 de Diciembre por el que se establecen las unidades legales de medida. No es que antes fuera otro el sistema de medida legal, sino que diversos cambios en aprobaciones internacionales y otros detalles hacían conveniente aprobar un texto refundido totalmente actualizado (o al menos eso dice la exposición de motivos). El decreto tiene un único artículo bien sencillo, pero que remite para los detalles a los anexos, que es donde está toda la información técnica. Para ser un texto legal, es bien bonito, merece la pena echarle un vistazo (repito el enlace). Seguro que en la normativa de tráfico hay otro texto, no tan bonito, diciendo que las señales de tráfico representan velocidades en km/h.

El aspecto técnico que más requiere del consenso entre usuarios es el de los estándares de medida, por eso las descripciones de pesas y medidas están presentes en textos legales desde tiempos remotos. La insistencia de los profesores de primaria, secundaria y universidad en que los números deben llevar unidades es apabullante; quizá habría que estudiar si contraproducente por excesiva, porque desde luego es un mensaje que no cala. Hay maravillosos ejemplos de catástrofes causadas por no tener en cuenta las unidades correctamente, como la historia del accidente de avión de Saint-Exupery que casi acaba con su vida en 1938 (aquí contado por Félix Ares) o la destrucción de la Mars Climat Orbiter en 1999 (aquí contada por Yuri con el rotundo título "No me jodas que eran Newtons"). Desde hoy añadiré el chiste del listillo de carreras al arsenal didáctico con el que intentar convencer a estudiantes y civiles de la (nunca bien ponderada) importancia de las unidades. 

Publicar un comentario