lunes, 3 de febrero de 2014

De aquellos polvos, estos ingenieros quejosos

Una de las decisiones prácticas más importantes con las que se aterrizaban los grandes principios del espacio europeo de educación superior era la duración de los estudios. Y en mi opinión se cometió un enorme error. Para la inmensa mayoría de las carreras (si no todas), la estructura natural es la de un grado de 3 años seguido de un máster de 2. Hay muchas razones y no me quiero liar con eso, pero por citar un par, dado que la normativa europea pedía el nivel de máster en 5 años, la alternativa 4+1 dejaba un ciclo académico de un año, que es algo enormemente inoperante. Esa estructura 3+2 correspondía a la tradicional diplomatura y licenciatura, incluso a la ingeniería técnica y superior (al menos de las últimas décadas).

Pues no, la decisión final fue 4+1, principalmente impulsada por los ingenieros, que ya sabían entonces que eso lo podrían transformar a la hora de la verdad en 4+2, para volver a la ingeniería con I mayúscula, la de verdad, la de los años 50 del siglo pasado, con 6 años de carrera. Tras arrastrar a toda la universidad española a esa estructura absurda (con cierta complicidad de todos los demás, por supuesto) ahora resulta que les genera un problema: se han "deshomologado" a los ingenieros de los últimos años, a los que cursaron 5. Estos días aparecen en los periódicos noticias (tanto nacionales como forales) en las que se manifiestan quejas por la falta de homologación internacional de los títulos de ingeniero industrial. Los títulos actuales son de 4 y 6 años, mientras que los que había hasta ahora eran de 3 y 5. ¿Qué se homologa con qué? Los ingenieros técnicos lógicamente quieren ser graduados (ver aquí), y los ingenieros quieren que se les reconozca el máster (ver aquí). A mi me parece muy bien que se haga ese reconocimiento, pero entonces ¿para qué se empeñaron tanto en alargar un año cada una de las titulaciones? Si con 3 y 5 años que estudiaron piden que se les homologue, ¿por qué los nuevos estudiantes han de cursar 4 y 6? ¿Quieren compensar con ello el lugar común de que "cada vez vienen peor preparados"?

Ahora la queja se le dirige al Ministerio, se le pide que proceda a la homologación por real decreto. Pero en realidad esa homologación supone un agravio comparativo para los nuevos estudiantes, los que cursan las carreras alargadas. Este proceso hubiera sido trivial manteniendo la duración tradicional de las titulaciones.

Por cierto, esta discusión sobre la duración de los ciclos de grado y máster no debería confundirse con la de su financiación. En mi opinión la cobertura pública de ambos ciclos debería ser idéntica y tan alta como tradicionalmente venía siendo. Pero eso no es lo que nos ocupa ahora.

Tras muchas reformas de la Universidad seguimos sin erradicar problemas clásicos, no sería raro pues que enfrentáramos alguna más en próximos años (el actual ministro, sin ir más lejos nos tiene prometida una). A ver si cundo toque recolocamos la duración de las titulaciones en su sitio.
Publicar un comentario en la entrada