sábado, 28 de abril de 2012

¿Desfuncionarizar a los profesores?

Uno de los efectos de las declaraciones y medidas ministeriales respecto del sistema universitario Español es agitar tertulias. En una de ella con compañeros de profesión se planteaba la conveniencia o no de proceder a "desfuncionarizar" a los profesores de universidad. Hay quien decía que mejor ni mentarlo "para no dar ideas"; sin embargo yo creo que todas las (malas) ideas ya las tienen rondando, y que mejor reflexionar seriamente sobre el tema. Procedo con mi opinión:

El "funcionariado" es un invento decimonónico, indispensable, que consiguió una cierta desvinculación de los trabajadores de las administraciones públicas de los vaivenes políticos. Antes de que se inventaran se vivía esa situación que contaba Larra de que cada vez que había un cambio de gobierno todos los trabajadores iban a la calle (los cesantes) y entraban los "buenos" y en las siguientes elecciones vuelta a cambiar (1). Siglo y medio de evolución más los lamentables ejemplos de "economía planificada" (en los que toda la población era funcionarizada) bien merecen una reconsideración del invento. Desde luego los procesos de ingreso actuales (no solo del profesorado universitario, sino a cualquier cuerpo) son absurdos; no eligen a los mejores para el desempeño y suponen un coste tremendo para las personas, especialmente para los que acaban no ingresando. La falta de movilidad geográfica pero sobre todo funcional, la falta de incentivos y de carreras profesionales hacen que la gestión de ese personal sea poco menos que imposible.

Yo sí que creo que habría que darle una vuelta considerable al funcionariado. Pero no porque no funcione. Me gustaría ver medidas precisas de productividad (2), y dudo mucho que resulte más baja que en otros sectores. Tampoco creo que sea cierta la idea de que si no hay una amenaza de castigo inminente la gente no trabaje. Hay mucha mitología alrededor de la figura del funcionario (3).

Desde luego lo de ir a EEUU y mirar un trocito y pretender trasladarlo me parece además de incorrecto, peligrosísimo. Las sociedades son sistemas complejos, como ecosistemas, con muchas interacciones cruzadas. Hacer un cambio aislado es como llevar una especie extraña a otro ecosistema: o se extingue o se convierte en una especie invasora que deteriora el ecosistema en su conjunto; un ejemplo espectacular y famoso fue la introducción de conejos en Australia

Desfuncionarizar a los profesores de universidad puede tener sentido si, a su vez, los jefes (rectores, decanos, etc) pasan a ser nombrados en vez de elegidos, y si el empleo de los jefes va vinculado al desempeño de los profesores a su cargo, y si quien nombra a esos jefes es un "consejo de administración" que se juega los cuartos (propios) en las decisiones que toman, etc. etc. Si mantenemos unos jefes irresponsables (senso estricto, i.e. que no sufren consecuencias de decisiones incorrectas) y unos financiadores que disparan con pólvora del rey, la desfuncionarización hará de las universidades cortijos privativos de los caciques de turno (mucho más de lo que esta figura pueda aparecer hoy día en algunos lugares concretos).

Cambiar todas esas cosas de golpe, junto con otros aspectos sociales directamente relacionados con la universidad, etc. etc. es como pretender convertir el ecosistema de Australia en el de Inglaterra, sencillamente imposible.

Resumiendo, creo que hay que cambiar muchas cosas del funcionariado, pero que lo de "copiar" americanadas aisladamente es inútil y muy muy peligroso.

---------
Notas:

(1) En "El patrimonio documental: fuentes documentales y archivos" (ver detalles) de María Almudena Serrano y Mariano García, pg 125 hay algunas citas interesantes como la definición de cesante de Mesonero Romanos

(2) Hay trabajos interesados que sacan la conclusión de que es malísima, pero en el "micromaster" que me estoy haciendo por internet, llego a la conclusión de que no es nada fácil medir dicha productividad, y que no hay indicadores de consenso (ver este artículo, o este otro)

(3) Lo de la visión mitificada (para mal) del funcionario daría para una entrada exclusiva (igual la escribo un día), pero por dejar algunas pinceladas, es maravilloso el vídeo en el que se equipara un trámite administrativo a un duelo de película del oeste. Más en serio, me gustó mucho ESTE artículo en el que Tim Harford, hace el ejercicio de suponer que la educación pasa a ser privada y la telefonía pública (cosas más raras se han visto) eso no haría que cambiase el valor de la aportación de un profesor frente a un vendedor de teléfonos. También esta entrada de "Nada es Gratis" sobre las aportaciones pública y privada al desarrollo de la informática y la percepción que de ellas se tiene es muy interesante. Por no hablar de los chistes de Forges...

(4) La figura está tomada de este artículo de César Calderón sobre la veracidad de los estudios sobre el hipotético "exceso de funcionarios" en España. También son interesantes en este sentido los datos que al respecto da la Wikipedia, incluyendo EEUU en la tabla.
Publicar un comentario