miércoles, 19 de mayo de 2010

La vuelta de tuerca

Hace una semana anunció el Presidente del Gobierno un importante recorte de "gasto" público, incluyendo el sueldo de los funcionarios y las pensiones.

Claro, como uno es funcionario, y no de los niveles más bajos, parece que he de ir asumiendo un 10% de bajada salarial. Para los profesores de universidad llueve sobre mojado, los anteriores gobiernos necesitaron 20 años para bajar progresivamente un 17% el poder adquisitivo, ahora en un més perderemos un10% más de una tacada. Obviamente este hecho vivido en primera persona pone en entredicho la objetividad del análisis.

Lo que menos soporto es la "teoría" de que estas cosas son inevitables (o que lo merecemos, porque "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades"). Al ciudadano se le pide la misma fe en frases como "tenéis que sacrificar vuestro sueldo porque los mercados desconfían de vosotros" que se le pedía hace miles de años "tenéis que sacrificar un carnero porque los dioses están enfadados". Los chamanes que pedían sacrificios a los dioses marcaban diferencias con el pueblo, los demás no tienen poderes para entenderse con los dioses. Los chamanes de hoy son economistas (no todos, pero casi), y la pretensión de desarrollo científico de su actividad pretende que sus conclusiones son tan inexcusables como la ley de la gravedad. ¿Es así? La verdad es que hay análisis alternativos, especialmente brillante el de Vicenç Navarro hace un par de días.

Leía hace unos días que "unos datos pueden confesar cualquier cosa si se les tortura lo suficiente". Para evitar esos falsos testimonios una buena idea es presentar datos los más autoexplicativos posible, y que cada uno los lea a su manera. En la gráfica anterior (fig 5) se presenta, en gris, el porcentaje de la renta en manos del 1% más rico; en rojo se presenta la riqueza en manos del 80% de la población más pobre. Véase la evolución temporal de ambas líneas. El año 1989 (la caía del muro de Berlín) lo he añadido como línea vertical a la gráfica original (que procede originalmente del artículo allí citado y que se reproduce aquí y aquí, muy interesantes ambos artículos) .

Por añadir una idea más, considerando sólo rentas del trabajo ¿cómo evoluciona la equidad? Pues puede verse en la figura adjunta (fig 6, tomada de las mismas fuentes, esta y esta), aquí no he marcado 1989, pero se encuentra muy fácilmente.

Los datos de estas gráficas se refieren a Estados Unidos, estaría muy bien ver si la tendencia por aquí es equivalente. Quizá no tanto, y por eso hay que acelerar ahora medidas correctoras. En todo caso el "tijeretazo" (que es como se ha dado en llamar el conjunto de medidas) sin duda constituye una vuelta de tuerca en las tendencias económicas de las últimas décadas, especialmente tras confirmar que no está previsto ningún cambio impositivo para las rentas más altas.

Juicios de valor, etiquetas ideológicas, insultos y otros calificativos quedan para mejor ocasión.
Publicar un comentario