miércoles, 15 de octubre de 2008

Fusionar universidades (y cuadrar el círculo)

Me llaman la atención sobre una interesante noticia en la que se recoge la postura de UPyD (el partido de Rosa Díez) sobre la financiación universitaria. El titular resume bastante bien la idea: "UPyD defiende fusionar universidades y mejorar su calidad para solventar sus dificultades de financiación".

El portavoz de Madrid de UPyD, Mikel Buesa, se mostró partidario de evitar crear centros universitarios "injustificados" por su bajo número de alumnos, por lo que defendió reducir el número de universidades públicas, "fusionando alguna de ellas, incluso".

La idea es excelente, coincido plenamente. Lo que pasa es que es muy triste que a los políticos sólo les entre este ataque de sentido común en tiempos de crisis severa Cuando no había tales dificultades económicas la tendencia de todos los gobiernos (autonómicos, el tema lleva transferido 20 años) era la contraria: multiplicar universidades, centros, campus y titulaciones de una forma irresponsable y electoralista. ¿Quien le decía a Tudela que no "merecía" un campus de la UPNA? Pues ahora habrá que seguir financiando semejante invento ¿O mejor lo "fusionamos"?

Se ha producido una importante inflación universitaria coincidiendo con una década de descenso demográfico que nos ha llevado a un "sector" sobredimensionado; justo cuando los fondos menguan. Salvando las distancias (kilométricas) también en este sector padecemos una burbuja que se acabará pinchando. Esperanza Aguirre parece haber tomado la aguja del estrangulamiento económico para proceder, pero ese procedimiento es demasiado burdo, así no se conseguirá un reestructuración adecuada.

Las declaraciones de UPyD continúan con la idea de que, además de la reestructuración correspondiente (fusiones), hay que financiar razonablemente (pagar los sueldos comprometidos) y clamar a la reaponsabilidad de los universitarios para evitar gastos inútiles. Todo ello movido por el deshonor de que Madrid no tenga ninguna universidad entre las 100 mejores de los rankings al uso... ¡Hasta ahí podíamos llegar! Los presupuestos de las primeras universidades de esas clasificaciones son de entre 10 y hasta 50 veces superiores a las de aquí (por estudiante). No creo que el ahorro en bolígrafos a medio usar nos vaya a subier en las clasificaciones; con esta segunda parte del argumento no coincido.

Para profundizar con seriedad en el tema de la financiación universitaria, recomiendo una saga de tres entradas que ha publicado recientemente Antonio Arias: I, II y III. (Se titula: ¡esta universidad es una ruina!)

(La foto de aquí)
Publicar un comentario en la entrada