martes, 31 de diciembre de 2013

¡Feliz año nuevo!

Quedan escasas horas del 2013, la sexta vez que acaba un año desde que escribo en esta bitácora, y el único momento del año dedicado al metablogueo. Del tradicional recuento de visitas me salto los detalles. Me hago un lío con el contador del propio Blogger y sus discrepancias con el anayitics. En cualquier caso, hay menos visitas que el año pasado, muchos rebotes y pocos motivos de alegría cuantitativa. No voy a negar que siempre agrada que te lea mucha gente, pero tampoco son datos para preocuparse. Desde un punto de vista cualitativo si hay motivos de alegría: las invitaciones a colaborar en Mapping Ignorance y en Naukas. Bies es verdad que solo he escrito una vez en cada sitio, pero por algún sitio hay que empezar.

El número de entradas en el blog casi se ha estabilizado, 64 frente a las 65 del año pasado. En la temática la deriva continúa, disminuyen más las entradas sobre le UPNA, y a cambio aumentan las de ciencia cotidiana. Sin duda la divulgación científica es el tema que más me divierte últimamente, y eso se refleja en las entradas. La vida digital va derivando a otras actividades, alguna las escribí para otra cosa y las he puesto en una entrada anterior a esta, la del PLE. Con esa reflexión y esta breve nota que escribo con desgana desde un lugar remoto, accediendo a la red desde el teléfono y con prisa para preparar algo de cena festiva, podemos dar por finalizado el año. Eso si, no sin antes desear a todo el que se haya molestado en pasarse por aquí todas las felicidades imaginables para el próximo año. Que si, que ya se que es un mojón arbitrario en nuestra órbita solar, pero cualquier momento es bueno para tomar un poco de distancia y felicitarse y felicitar a los demás. Nos seguimos viendo viertual y físicamente el año próximo. Sean felices.

Publicar un comentario