viernes, 20 de enero de 2012

Lugares comunes de Ministro

Tenemos nuevo Ministro de Educación, y uno espera con ilusión sus primeras declaraciones; nuevas ideas, planteamientos originales, objetivos interesantes...

Veamos cosas que ha dicho:

«No tenemos una sola institución española que en los escalafones internacionalmente aceptados figure entre las 150 primeras del mundo, y este es un problema que nos tenemos que plantear»

"no es tanto una cuestión de recursos, como de gobierno eficiente"

«No tenemos bien establecido un sistema de gobernanza universitaria que sea eficiente»

«establecer un diálogo muy amplio y todo lo profundo que sea capaz de afrontar con esa comunidad»

a día de hoy nuestro sistema está "lejos de los objetivos fijados, y muy lejos de la media de la UE"

el ministro centró su mensaje en el compromiso del Gobierno con la excelencia del sistema universitario a través del fomento del buen gobierno, la internacionalización y la innovación.

Las anteriores frases son copia literal de lo que recogen los medios (magníficamente comentados y compilados ya aquí por Tomás Gómez)

Traducido al lenguaje políticamente incorrecto significa: no hay más dinero, el que hay no sabemos bien como se gasta, sospechamos que mal. Los resultados son mediocres y todo esto lo vamos a arreglar hablando con todo el mundo. Una colección de lugares comunes es verdaderamente lamentable. 

La universidad Española es muy homogénea y de resultados notables. Para conseguir que alguna sea "excelente" y salga en los rankings de moda no hay más que desequilibrar el sistema: concentrar los recursos (las cosas que puntúan en los rankings) en unas pocas a costa de las otras. ¿De verdad alguien quiere eso?¿Con qué finalidad? ¿De verdad mejoraría así algo en el país? Y por otro lado ¿Cómo elegimos las privilegiadas? El último intento de generar una mínima concentración de recursos fue la convocatoria de Campus Internacionales de Excelencia que terminó en café para todos (además poco café y prestado).

Luego está lo del diálogo y el consenso. Como muestra reciente tenemos la magnífica implantación del Espacio Europeo de Educación Superior que, gracias al consenso, ha conseguido lo contrario de lo que se pretendía al comienzo: ahora tenemos un sistema de titulaciones más desarmonizado con la media europea que al principio. Los "agentes" en este negocio miran por sus intereses más particulares, cada uno por los suyos: Comunidades Autónomas (los que pagan y mandan poco), los Rectores (los triunfadores del actual sistema de "gobernanza"), las comunidades universitarias (que tienen cautivos a sus Rectores), los sindicatos (que... en fin), los colegios profesionales (que... en fin al cuadrado), los empresarios, los padres (que son los votantes y que tanto han presionado por la multiplicación de microcampus). Con esos mimbres no hay consenso sensato, lo que hace falta es un buen modelo. Un buen modelo que les pique un poco a cada uno pero que no puedan rechazar precisamente porque es bueno y sirve al interés común.

No se si el Ministro se creerá de verdad lo que ha dicho o si son lugares comunes obligatorios en el discurso (no me imagino la que se puede montar si en su primer acto con los Rectores dice que no piensa dialogar mucho). En cualquier caso no parece que vaya a ser una legislatura que nos saque del aburrimiento por el lado positivo (¡y ojalá me equivoque!).
Publicar un comentario