sábado, 10 de diciembre de 2011

Botellas solares, unos tragaluces ingeniosos

Hace años me enseñó un amigo la magnífica nevera que había comprado su tía, tenía un compartimento calefactado para mantener la mantequilla cómoda de untar. Me quedé pensando en muñecas rusas: en la calle hace frío, construimos una casa y le ponemos calefacción, y dentro hacemos un recinto más pequeño y le ponemos refrigeración, y ahora le añadimos otro recinto más con calefacción (para protegerse de la refrigeración). La misma línea de ineficiencia tenemos con la iluminación, cerramos el interior del edificio con paredes opacas e iluminamos el interior consumiendo energía eléctrica. Una pared que nos aísle del frío y la lluvia exteriores pero que deje pasar la luz no es algo evidente, no hay muchos materiales con esas características. El vidrio, el "cristal" de nuestras ventanas es un material que sólo a lo largo del siglo XX se ha abaratado y generalizado. Una ventana, o un tragaluz, normalmente de vidrio, son los grandes inventos que permiten disfrutar de la luz en el interior de las viviendas.

En zonas pobres, dónde se habita en infraviviendas (chabolas, favelas, ...) las ventanas de vidrio no son factibles, y la energía eléctrica es también un lujo. Para esas viviendas resulta especialmente adecuado el "invento" de poner botellas de plástico rellenas de agua atravesando el techo. El material es baratísimo y el funcionamiento muy ingenioso. El índice de refracción del agua y la forma de la botella canalizan rayos del exterior hacia el interior. El agua actúa de guía de ondas, y en el interior el efecto es equivalente al de una bombilla, emitiendo en todas direcciones. Resulta mucho más eficiente que poner un vidrio para tapar el mismo agujero, ya que la parte exterior de la botella capta luz en toda su superficie y procedente de todas las direcciones. Eso si, lógicamente de noche no funcionan, aunque se podrían usar otras variantes, no son ni tan baratas no tan eficientes (video sobre quimioluminiscencia en una botella)

He sabido de este "invento" por un vídeo reciente (que dejo a continuación), citando una ONG que pretende extender su uso por Filipinas. También he encontrado referencias a Brasil (en 2008),o incluso en 2001. En esta entrada, del 30 de julio de 2011 se atribuye el desarrollo a "estudiantes del MIT". Tiene toda la pinta de ser conocimiento popular redescubierto periódicamente.




En todo caso resulta un dispositivo curioso e ingenioso con un rendimiento aparentemente muy satisfactorio. Además, da para hacer algunos cálculos y algunos experimentos, podría ser objeto de proyectos docentes en secundaria o en algún curso de universidad.

ACTUALIZACIÓN: @MiquelDuran tiene también una entrada sobre el tema y está mejor documentada. Por él llego a la web de la ONG y el proyecto de extensión de las botellas "liter of light".
Sigo sin encontrar un análisis técnico de la eficiencia ni referencia real (aparte de las noticias) a los "estudiantes del MIT"
Publicar un comentario