viernes, 20 de junio de 2008

Opencourseware

En una sola página de periódico hay un buen montón de cosas interesantes que analizar, pero me morderé la lengua con las más obvias. Me quedo con una cuestión más técnica, la de la esquina inferior derecha.

Hace tiempo ya (un par de años quizá) una muy prestigiosa universidad estadounidense, el MIT, decidió abrir al público en general, de forma gratuita, los contenidos docentes de sus asignaturas. Y denominó a esta iniciativa "Opencourseware"

La idea es maravillosa, y el fondo del asunto es incuestionable: no repetir miles de veces lo mismo, dedicar el esfuerzo a construir en vez de repetir, difundir al máximo la cultura, tener claro que el valor añadido de la universidad no son los materiales sino su uso, etc.

Ahora bien, resulta que la forma de generalizar la idea se está haciendo de una forma que a mi me resulta incomprensible: mediante la adhesión formal a un consorcio, colocando contenidos estáticos, dedicando un gran esfuerzo a asegurar los derechos de autor (para luego cederlos, lógicamente), utilizando un software de publicación determinado y bajo el liderazgo de una institución no universitaria.

Al final, tras un esfuerzo económico para las universidades (en muchos casos superior al que supone gestionar todo su campus virtual) se consigue poner unas pocas asignaturas y obtener como retorno... el recuadro en el periódico que vemos (muy pocos centímetros cuadrados, enterrados por otras cuestiones de actualidad).

Yo creo que las universidades tendrían que abrir sus campus virtuales al público en general sin más historias. Google ya se encarga de sistematizar la información, y si alguien tiene problema con los derechos de autor que los reclame. Así, de una forma mucho más barata, se conseguiría un efecto mucho más importante, verdaderamente masivo. Y además sin controlar por nadie.

Porque me niego de forma sistemática a creer en conspiraciones, pero parecería que la forma de llevar a cabo el OCW se hubiera diseñado para evitar en realidad todos los beneficios que proclama.
Publicar un comentario en la entrada