lunes, 26 de marzo de 2012

Lo que se esconde tras la soberbia de los físicos

Me preguntan mi opinión sobre una tira cómica del magnífico sitio Saturay Morning Breakfast Cereal. Resulta que un físico mascota se comporta de un modo extraño: balbucea sobre disciplinas como la lingüística, la neurología y el cambio climático. El "veterinario/ experto en estos personajes" les cuenta a los dueños que loa físicos tienen un ciclo de vida y que acercándose a la vejez llegan a una fase en la que le dicen a todas las disciplinas lo que hacen mal. También XKCD tiene un chiste sobre lo mismo.

En realidad el chiste se queda corto, la mayoría de los físicos no necesitan hacerse demasiado mayores para criticar disciplinas diferentes de la suya sin el menor pudor. Reconozcámoslo abiertamente, yo me he hartado de criticar a los economistas en este blog sin ir más lejos.

Lo verdaderamente fascinante de estos chistes es lo universal del asunto como para que se puedan hacer chistes. Así que no es algo de los físicos de la Universidad Autónoma de Madrid, ni de los físicos teóricos, ni de los físicos Españoles, ocurre en todos lados.

Preguntados familiares próximos, me comentan es un efecto largamente conocido que se denomina "la tradicional soberbia de los físicos". La demuestran a la menor ocasión profesores de instituto y universidad, y es una de las claves de la personalidad del personaje Sheldon Cooper de la serie The Big Bang Theory.

Uno está tentado de pensar que es una peculiaridad cultural, una casualidad que se ha ido transmitiendo por las facultades de física, pero la generalidad del fenómeno creo que lleva a pensar en razones más profundas.

Una posibilidad es que la física atraiga a su estudio a personas que ya de por si eran soberbias antes de estudiarla (probablemente debido a que ya eran de los más "listos" de su entorno). Puede que algo de eso haya, pero también hay otros estudios, como las matemáticas o la ingeniería, que atraen personas que también suelen tener una trayectoria previa de "listos" y sin embargo en el estereotipo de esas disciplinas (que también lo hay) la soberbia no entra... o al menos no de la misma forma, porque la de los ingenieros es bastante diferente.

Otra posibilidad es que haya algunas causas en la propia esencia de la disciplina. El objeto de la física es... cualquier cosa. Cualquier cosa siempre que se estudie de un modo rigurosos y llevándolo a sus primeros principios. Y cualquier cosa es desde la estructura interna de un protón a la evolución última del universo pasando por el desarrollo de estrellas y planetas, nubes o tormentas. Tampoco es raro que, vistas así las cosas, se caiga en el chiste (de físicos) que considera otras disciplinas (química, biología, geología, ...) como subapartados de la física cuando se alejan de los primeros principios y se ponen fenomenológicos. De una forma un tanto brutal ya recoge esta ide la famosa cita de Ernest Rutherford "Toda la ciencia es o bien física o bien colecionar sellos".

En fin, para no abundar en el tópico, habrá que concluir que los rasgos colectivos de los físicos son un tema de estudio, en su caso, de sociólogos o antropólogos, pero no de físicos.
Publicar un comentario en la entrada