jueves, 25 de agosto de 2011

Sobre la tarea de los profesores

Tengo una amiga que trabaja para una administración educativa y que es contratada 9 meses al año. Cada año la despiden al acabar el curso y la vuelven a contratar en septiembre, cuando comienza. Me parece una indignidad, pero es un procedimiento totalmente legal, y a la administración le sale más barato que un contrato indefinido, o una plaza de funcionario propiamente dicha.

La historia que aparece en los periódicos Navarros estos días es justo la contraria, la de la actual Presidenta del Gobierno, que solicitó su reingreso en la UPNA por 19 días. Sin duda es legal, eso no se cuestiona, pero es otra indignidad.

La tarea del profesor universitario es una tarea de largo plazo. Docencia, investigación, transferencia de conocimiento, actividades que no fructifican de un día para otro, que requieren tiempo, compromiso y un ambiente adecuado. La docencia se planifica de un curso para el siguiente, los proyectos de investigación son como mínimo bienales. Es en ese ambiente de compromiso y de largo plazo dónde tienen sentido las licencias de estudios (como el año "sabático" que estoy disfrutando yo este año) y dónde no lo tiene un reingreso de 19 días. 

He leído la disculpa de la profesora Barcian: en la incertidumbre de la investidura pidió el reingreso pensando que en caso de quedar en la oposición compaginaría la tarea política con la académica, como hacen otros parlamentarios. A mí no me vale. Podía haber reingresado en el caso de quedar en la oposición en vez de hacerlo con semejante urgencia, y habría quedado estupendamente (y no como una bromista). No habría puesto en entredicho su prestigio personal, el de "la clase política" o, lo que me importa más, la imagen social de la tarea del profesor universitario.

------
NOTA: Me soplan por aquí que el reingreso era algo forzado por procedimientos administrativos, que al concluir la situación por la que se concede la licencia por "sevicios especiales" es necesario reingresar para conservar la plaza y, en su caso, volver a pedir una licencia equivalente para otro puesto. No soy experto en derecho administrativo, pero si esa fuera la causa la disculpa era muchísimo más sencilla y no tenía sentido entrar en asignaciones docentes ni cosas parecidas.
Publicar un comentario en la entrada