domingo, 12 de diciembre de 2010

Fronteras intelectuales

Cuando vey de viaje en avión tengo como costumbre comprar "Investigación y Ciencia" en algún aeropuerto. Suele estar escondida en algún rincón con otras revistas para gafapastas por el estilo. La última vez me resulto especialmente repugnante un rincón del kiosko y le hice una foto, adjunta aquí.

Luego le he dado vueltas a la razón por la que me resulta tan repugnante, y he llegado a la conclusión de que es la falta de criterio, de límites, que se muestra. Me explico, o lo intento al menos.

Que haya revistas de astrología y de horóscopos no es algo que me guste pero lo entendo. Que haya muchas lo entiendo menos, pero ya no me escandaliza. Que las dos revistas populares de ciencia (Muy y Quo) estén muy a la vista es normal, y aunque su enfoque de los temas científicos no sea mi favorito es estupendo que estén ahí y que lleguen a tanta gente. Lo que me resulta molesto es que unas y otras estén en el mismo sitio, que estén mezcladas.

Podría ser que estuvieran mezcladas porque los kioskeros no aprecien la diferencia y les parezca que van de lo mismo. Y eso diría muy poco de los kioskeros. Pero podría ser que se pongan juntas porque los lectores no aprecien las diferencias, e incluso las compren juntas, y los kioskeros simplemente las coloquen así en reflejo de los gustos de sus clientes. Eso si que sería terrible.

¿El lector habitual de Quo y/o muy entiende la diferencia radical de sus contenidos con los del horóscopo? Me temo que no tengo respuesta, pero la sola pregunta me pone los pelos como escarpias...
Publicar un comentario en la entrada