jueves, 11 de noviembre de 2010

Desigualdades y revoluciones

En la entrada anterior comentábamos como para que se produzca una transición de fase (evaporación, congelación) hacen falta dos cosas: las condiciones de presión y temperatura adecuadas y un iniciador (técnicamente un centro de nucleación). Es muy tentador extrapolar esta idea de la física y llevarla al mundo social, concluyendo que para que se produzca una "revolución" (una transición entre estados con propiedades muy diferentes) hace falta lo mismo, un ambiente concreto, caldeado y presurizado y un iniciador, un líder. Sin duda este tipo de extrapolaciones tienen un valor sugerente enorme, pero sin una fundamentación sólida no tienen nada de realistas, es pura inspiración poética.

En cualquier caso, la analogía llama la atención sobre dos aspectos muy distintos que confluyen en el desarrollo de la evolución social: los aspectos estructurales (en la analogía las condiciones de presión y temperatura) y las actuaciones individuales (en la analogía los centros de nucleación).

En mi opinión desde las ciencias sociales se le ha dado tradicionalmente un peso esencial a las actuaciones individuales. La Historia como relato de las sucesiones de reyes es un ejemplo exagerado. También hay aproximaciones "estructuralistas", probablemente más recientes, como las de la antropología evolutiva (Marvin Harris y Jared Diamond) o la Econofísica (incluso en cierto sentido la economía comportacional).

En este contexto, una explicación estructural de la desigualdad es especialmente interesante. Hace meses ya comentaba aquí sobre la generalidad de la desigualdad (y de su distribución estadística) en los temas más distintos imaginables. Sin embargo aquello no pasaba de una mera descripción. En la siguiente charla de TED, Andrés Schuschny trata sobre la razón profunda de la desigualdad (entre los minutos 6:30 y 8:30 en concreto) además de otros comentarios sobre razones de contexto y propuestas hacia su disminución. A mi me parece muy interesante



Publicar un comentario en la entrada