lunes, 15 de febrero de 2016

Deriva genética tabernaria (o no tanto)

El jueves pasado tuvimos sesión de ciencia en el bar, hay un resumen AQUÍ. Hace tiempo comentaba en este blog cada sesión, pero hace un par de temporadas que el tema se mudó a su propio blog (y vamos ya por la cuarta temporada). En esta última sesión, aprovechando que celebrábamos el día de Darwin, planteamos un "experimento tabernario" sobre evolución. La idea esa que casa parroquiano copiase un garabato en una hoja de una libreta y se lo pasara al siguiente. Lo presentamos como un ejemplo de deriva genética, modificaciones procedentes de los errores en la copia, pero previsiblemente sin dirección, dado que se carece de presión selectiva. El resultado fueron 37 dibujos, encadenados en el siguiente gif:

Una vez visto el resultado hay dos cosas que me sorprenden. Por un lado el aumento de complejidad. Los dibujos originales son los más sencillos de todos y la cosa se complica prácticamente en cada paso. Más curiosa aún es la deriva hacia el significado. Las primeras figuras son un garabato vertical y uno circular, difícilmente asimilables a objetos. En cambio el final es un edificio y un sol. Desde muy al comienzo el de la izquierda se convierte en una torre.

No sería raro que efectivamente si se introdujese una presión selectiva en favor del significado. La mayoría de las personas miraban el dibujo y luego hacían la copia de memoria, solo un par doblaron la hoja para copiar viendo la muestra. Y es mucho más fácil recordar un objeto, algo que tiene nombre, que una forma abstracta. Por eso es tan difícil dibujar, porque tendemos a trazar lo que creemos que debe haber ahí en vez de lo que realmente vemos.

Sería interesante repetir el experimento con distintos grupos de personas y ver si esas dos tendencias ocurren con cierta frecuencia o si fue pura casualidad. Veremos.
Publicar un comentario