viernes, 10 de abril de 2015

Abusos de lenguaje significativos

"Tu cerebro te engaña"
"La evolución alarga el cuello de las jirafas para que alcancen hojas más altas"
"El sistema está acabando con la clase media"

Las tres frases esconden grandes verdades, pero enuncian grandes mentiras.

Cuando decimos que "el cerebro te engaña" estamos suponiendo que tu cerebro es algo diferente a ti,  que por un lado te pertenece (es "tu" cerebro) y por otro te engaña. La frase se sitúa en una postura dualista fundamentalmente superada. En realidad la conciencia es una propiedad que emerge del cerebro, no existe una cosa sin la otra. Para decir que la percepción, en ocasiones, no se corresponde con suficiente fidelidad con el objeto que la genera no hace falta adoptar el dualismo. Eso si, la frase original es mucho más potente.

El largo cuello de las jirafas les permite alcanzar hojas altas, pero no lo tienen "para" eso. Lo tienen por que han heredado de sus progenitores esa característica. Y sus progenitores (y los suyos en sucesivas generaciones) han tenido más descendencia que otros ejemplares de cuello más corto. En el ambiente en que vivían, las de cuello más largo han comido más y han podido dejar más descendencia. Con el paso de las generaciones la población superviviente tiene el cuello largo. No hay nadie que dirija el proceso, ni éste tiene una dirección determinada. No hay una "evolución" que alargue cuellos, ni el alargamiento se produce con una finalidad. Esa visión teleológica es incompatible con la realidad del proceso evolutivo. Eso si, como el resultado final es casi el mismo, caemos con freciencia en ese abuso de lenguaje.

Lo que está acabando con la clase media es un amplio conjunto de hechos producidos por medidas políticas y decisiones económicas de multitud de agentes diferentes, independientes y a menudo antagónicos. Nos referimos a ese enorme conjunto de agentes, decisiones y hechos, con sus complejas interrelaciones, como "el sistema". Hasta aquí todo correcto, el problema surge cuando imaginamos a ese sistema como una persona, le atribuimos voluntad, carácter y hasta (in)moralidad. Hemos caído en el error de antropomorfizar el sistema. Lo mismo ocurría en la frase anterior con la evolución, que se antropomorfizaba para atribuirle la acción de alargar el cuello de la jirafa.

En los tres casos estamos cometiendo abusos de lenguaje que, en determinados entornos, no generan confusión, pero que en realidad transmiten ideas profundamente falsas. No siempre se reconocen tan bien los errores, pero se comenten a menudo, y suponen problemas importantes para progresar en el conocimiento. Imaginar sistemas complejos como personas, dotarlos de una intención final y, a fin de cuentas, de alma. Antropomorfismo, teleología y dualismo, fatal.

Por cierto, la imagen es un abuso de lenguaje gráfico. Esa representación lineal de sucesivas especies transmite una idea muy equivocada de la idea del ancestro común que realmente se desprende de la evolución.

Todo esto surgió por unos tuits de @txipi y @HelenaMatute que comentaban sobre la incitación al dualismo de la charla ya comentada, y sus secuelas.... 
Publicar un comentario