lunes, 27 de octubre de 2014

La economía, como fenómeno social, es una farsa

Noticia de primera página estos días: la banca saca muy buenas notas en unas pruebas de resistencia.

¿De verdad?

Lo mismo se dijo poco antes de que quebraran miserablemente un montón de ellos y requirieran ingentes cantidades de dinero público (que entonces se dijo que se devolvería íntegro, y que obviamente no va a ser así). También Enron presentó una auditoría fantástica semanas antes de quebrar.

¿Alguien se imagina esto en otros ámbitos sociales? 
- Hemos examinado la resistencia de los puentes y nos sal que están fenomenal
- Pues la semana pasada se cayeron cuatro, y ha muerto gente
- Claro, pero es que hay coyunturas subyacentes que no se pueden tener en cuenta y ese tipo de eventualidades se marginalizan a la hora de la evaluación final.
-Pero es que si no predicen nada no me sirven...
- Ja ja ja, ya salió el tema de la predicción. Decía un gurú que predecir es muy difícil, sobre todo si es sobre el futuro. Ja ja ja, otro comentaba que si te ves obligado hagas muchas predicciones, así alguna andará cercana. Bromas aparte, como le decía, esto es todo lo que podemos hacer.
- Ya...
- Por cierto, son cienmil

¡Vamos no me jorobes! Si esto ocurre en obras públicas los responsables van a la cárcel ya mismo, sin que los directivos hubieran convertido dinero de cemento en langostinos ni nada

Ya está bien de tomaduras de pelo. Es posible que no se pueda hacer nada más, que realmente sea un tema muy complicado, impredecible y demás. Puede que técnicamente merezca la pena hacer estos estudios para mejorar las técnicas de análisis y llegar a un futuro en el que el conocimiento derivado de ellas resulte útil. Pero entonces no son noticia, son un asunto interno de la evolución de una ciencia en un tema en el que el conocimiento es aún muy rudimentario. Si se venden como noticia, y como conocimiento en el que basar inversiones y otras decisiones que afectan a la vida real deberían tener un carácter predictivo razonable. Pero las dos cosas a la vez no tiene sentido.

Comprendo que estas cosas se lo pongan muy difícil a los economistas académicos honestos (que haberlos haylos, muchos). Mi crítica va contra la economía "como fenómeno social" no como "conocimiento científico". Historias como esta de las pruebas de resistencia bancaria te hacen pensar en chamanes encorbatados, escondidos tras una jerga críptica y protegidos por una supuesta complejidad técnica, de la que son únicos intérpretes, que dirigen nuestros destinos ha placer (y cobrando a doblón). Eso si, cuando alguien se sale de la ortodoxia si que salen los economistas académicos a tirarse de los pelos, pero todo este chamanismo parece que lo toleran con normalidad... En cualquier caso yo me he hartado de que me pretendan hacer comulgar con ruedas de molino, si toda esta historia no es una patraña que se explique de forma comprensible, ni con tecnicismos insondables ni con bromitas sobre la dificultad de predecir.

La imagen es una recopilación de noticias de Cinco Días, hay muchos otros sitios (El País, El Mundo, ...), aunque no se si estos enlaces serán duraderos.

Publicar un comentario