lunes, 16 de agosto de 2010

Cambio de tendencia

El número de estudiantes que ingresan en la universidad es un dato muy importante. De alguna forma mide la intensidad de su función social en lo que a docencia concierne, y que es la fundamentalmente percibida por el entorno, porque eso de la investigación es todavía (y tristemente) socialmente muy opaco.

El asunto del número de estudiantes de la UPNA y la publicación del dato es uno de los clásicos de este blog (ver 1, 2, 3, 4, 5), y encontrarme con el titular adjunto me ha llamado la atención y he intentado profundizar un poco. Para ello he elaborado la gráfica que se incluye en la figura junto al recorte. Los datos originales son del INE (concretamente de aquí), y proceden del padrón de 2004. A partir de ellos se elabora la pirámide de población para navarra en ese año. La barra de 18 años nos dice cuantos navarros tenían 18 años en 2004, la de 19 cuantos tenían 19 años en 2004 y por tanto 18 en 2003 (salvo ajustes de defunciones e inmigración que despreciamos en este análisis). Continuando el proceso podemos confeccionar la tabla de datos de cuantos navarros tenían 18 años en cada año natura. Lo de fijarse en los 18 años es porque esa es la edad a la que se entra en la universidad.

La tendencia global en los últimos años era que el porcentaje de jóvenes de 18 años que ingresaban en la universidad era muy parecido de un año a otro, por tanto el número de estudiantes seguía de forma muy próxima la curva demográfica antes expuesta. Sin embargo parece que este año nos encontramos con un cambio de tendencia significativo. Antes de tomarse este análisis muy en serio habría que ver los datos definitivos de matriculación, no vaya a haber sorpresas en los últimos momentos, pero supongamos que no hay variaciones respecto de lo que dice la noticia.

El cambio de tendencia consistiría en un aumento apreciable del porcentaje de jóvenes que decide ingresar en la universidad, en este caso en la UPNA. ¿Hay alguna razón para ese cambio de tendencia? Al menos dos. Por un lado la crisis económica y su influencia en el empleo; hoy un joven sin titulación universitaria ni experiencia tiene una empleabilidad bajisima, muy diferente de la de 3 o 4 años atrás (ver el efecto del desempleo en función de los estudios). Por otro lado, el EEES se implanta este año con carácter general, y el título de grado está "solo" a 4 años vista y "más fáciles" (versión resumida de más basados en el trabajo continuo y menos en exámenes).

Habrá que estar atentos a los datos y asegurarse de que existe ese cambio de tendencia.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde mi punto de vista, el número de preinscripciones no será un dato válido y habrá que esperar al de matrículas efectivas. Mi percepción es que los estudiantes que pretendían acceder este año a la Universidad se han enfrentado a una doble incertidumbre, el cambio de las titulaciones y el de las pruebas de acceso. Como era muy improbable saber cuál iba a ser el impacto de la "condensación" de, por ejemplo, ingenierías técnicas y superiores en un único grado y las consiguientes modificaciones de los números de acceso y, por otra parte, predecir cuáles iban a ser las notas de corte (en relación a las de otros años) con la modificación de la selectividad, creo que muchos estudiantes se han preinscrito en diferentes Universidades (particularmente, aquellos que querían acceder a titulaciones con mucha demanda). Creo que las listas están corriendo una barbaridad. En fin, no puede descartarse que haya un cambio de tendencia, pero, en cualquier caso, será mejor realizar el análisis con los números de matrícula.

Joaquín Sevilla Moróder dijo...

Sin duda, creo que lo digo un par de veces, habrá que esperar a los datos de matrícula. Eso si, si la tendencia se mantiene con ellos puedes tener por seguro que será titular grande varias veces, en cambio si no es así costará más encontrar los datos.

Anónimo dijo...

Al final del texto parece sugerirse que el incremento de preinscripciones podría deberse a que la implantación del EEES hace las carreras más cortas y más fáciles. No sé si es la opinión que se mantiene o una interpretación de la percepción que los estudiantes han podido tener (el entrecomillado me despista).
Sobre la primera cuestión, no tengo muy claro que el EEES haya hecho las carreras más cortas. Un número importante son más largas (caso de enfermería y otras diplomaturas). Yo creo que las ingenierías también se han alargado. Si no estoy mal informado, los nuevos grados (4 años) daran competencias de ingeniero técnico (3 años), no de superior (5).
En cuanto a lo de "fácil", depende qué se entienda por este término. En teoría, el éxito académico podría ser mayor (ya veremos cómo resulta en la realidad). En cuanto al esfuerzo, seguro que trabajar las materias a base de trabajos y discusiones requiere mayor dedicación que preparar un examen.

Joaquín Sevilla Moróder dijo...

Por aclarar: hago la hipótesis de que los potenciales universitarios (y/o sus padres)ven más atractivos los nuevos grados por cortos y por fáciles. Personalmente no creo ni lo uno ni lo otro, al menos en estas primeras fases de inmenso desconcierto.

Anónimo dijo...

Hay un tercer factor no considerado... la cosa esta muy tormentosa en el mercado laboral.. y si las carreras son más fáciles (que lo son, como ex-alumno y ex-profesor asociado universitario doy fe de que lo son) el estar 4 años en casita estudiando (puede que incluso becado) para capear el temporal hasta "que'scampe" no es una mala opción.
--- JuanRa

Joaquín Sevilla Moróder dijo...

Sin duda que el mercado laboral y las matrículas universitarias en todos los niveles van en contrafase. Ahora que hay poco trabajo hay overbooking en grado, posgrado y hasta para hacer la tesis. Hace tres años las becas de investigación se quedaban desiertas porque el mercado laboral "tiraba" más. Sobre este punto no hay la menos duda.