sábado, 25 de junio de 2016

El colapso de la función de onda social

Andamos todos sorprendidos con que haya fracasado el Bremain (*). Pero ¿de verdad hay alguien sorprendido de que en el Reino Unido haya muchísima gente que opina que en Europa conducen por el otro lado? Pero si es un "chiste" clásico. La función de onda que describe el sentimiento británico es una superposición de dos estados ortogonales:
|GB> = k1 |Brex> + k2 |Brem>

En realidad es una función mucho más compleja y sutil, pero todos los matices de los sentimientos personales respecto del pasado imperial, la amenaza de los inmigrantes o cualquier otra cosa quedan resumidos en los dos estados, especialmente cuando se va a realizar una medida sobre ellos (un referendum).  La función de onda evoluciona con el tiempo, los acontecimientos, la evolución de las personas y las actuaciones de los líderes sociales van cambiando las proporciones (k1 y k2).

En general no hay problema en que las sociedades se mantengan con funciones de onda complejas, llenas de componentes y evoluciones temporales. Pero de vez en cuando hay que tomar alguna decisión. También es verdad que no hacer nada es tomar decisiones por pasiva, pero no es lo mismo. Mientras no haces nada las funciones de onda evolucionan suavemente en su superposición, mientras que las decisiones suponen el colapso de la función de onda. O un estado u otro, se acabó la sutileza de la superposición. Por eso es importante elegir muy bien el momento de hacer las medidas.

Dentro de la urna estaba el gato de Schorodinger. (Y en mi opinión esta vez muerto).

------------
(*) Se impuso el nombre de "brexit" para el referendum, de manera que lo positivo (ganar el brexit) era salir de la UE. Se perdió la batalla por el nombre, si se hubiese llamado Bremain, lo positivo (ganar el bremain) habría sido quedarse. En estos debates tan intestinales estas cosas no son menores... creo.
Publicar un comentario en la entrada