lunes, 22 de mayo de 2017

Racismo

De alguna manera creemos que el racismo es algo del pasado, que queda racismo residual pero nadie lo profesa de forma abierta, consciente, contundente. Y si alguien realmente lo cree probablemente será una persona marginal. Error.

Visitando algún museo en Atlanta (GA, USA) hace unos años me llamaron la atención carteles de "coloured only" que habían estado en vigor hasta casi mi adolescencia. El racismo institucional no era cosa de otra época, era algo que ocurría en la primera potencia mundial durante mi vida. Afortunadamente de eso hace ya algunas décadas y la sociedad ha evolucionado rápidamente ¿no? Error.

En aquel año que viví en Atlanta, un vigilante vecinal asesino a un niño negro porque le pareció peligroso. Era un adolescente que volvía de comprar golosinas y se probó más allá de toda duda que no solo no iba armado, sino que no había hecho nada inapropiado, nada que remotamente justificara un balazo, salvo ser negro, eso sí. Sería un error individual del vigilante que el aparato del estado corregiría adecuadamente ¿no? Error.

El vigilante ni siquiera fue detenido esa noche. Sobre el terreno la policía determino que el disparo fue en defensa propia y ni siquiera hubo cargos (¿defensa propia? ¿Qué ley es esa? ¿Los policías in situ evalúan esas cosas?). La presión popular acabó forzando un juicio, pero el asesino salió absuelto. No fue un asesinato, fue un "desgraciado accidente". El caso de Travon Martin será un caso aislado que raramente ocurre en un país moderno como Estados Unidos ¿no? Error.

Y en el colmo de la desfachatez, en uno de tantos juicios por asesinatos de negros inocentes a manos de policías, el abogado defensor le pide al juez que se recuse porque es negro. Y quizá un juez negro pueda verse inclinado a no mantener la tradición de exonerar el asesinato de negros inocentes.

Por lo menos esta vez sí que habrá una condena y, por fin, comenzaremos a ver el cambio de dirección y el camino hacia la eliminación del racismo ¿no? Error, probablemente. Los que asesinan negros solo por serlo, en ocasiones, también son negros. Me gustaría ver cómo termina este juicio. En todo caso, la simple petición del abogado ya es muestra más que suficiente del brutal nivel de racismo existente. Por más que insistamos en nuestra imagen mental de que eso son cosas del pasado y van en buena dirección.

Y por si había alguna duda, justo antes de darle al botón de publicar veo esto.
Las vidas de los negros no importan, y es algo horrible.

 
PS. Me ha ayudado a perder esas gafas de color de rosa el maravilloso libro "Entre el mundo y yo" de Ta-Nehisi Coates, escrito con gran belleza y que describe desde dentro la brutalidad de este racismo tan plenamente vigente.
Publicar un comentario