domingo, 30 de noviembre de 2014

¿Escéptico y feminista?

¡En absoluto! Racional e igualitarista.

A pesar de que coincido prácticamente en todo con los movimientos escépticos, me cuesta muchísimo identificarme con ellos, ¿por qué? Pue por que el objetivo es tan evidente que no solo no necesita defensa, ni siquiera necesita un nombre. No es que yo sea escéptico, yo soy normal, es la postura "contraria" la que requiere un nombre (¿crédulos? ¿magufos? ...).

Más extraño aún me resulta identificarme como feminista (especialmente siendo un varón blanco heterosexual de clase media alta). Mi convencimiento en la igualdad de las personas por encima de cuestiones de género o sexo es suficiente, no necesito una etiqueta ni un movimiento que la reivindique.

Lástima que el mundo no sea tan sencillo. Mientras yo me arrellano en mi sillón tan a gusto con mi racionalidad y mi igualitarismo, fuera siguen vendiendo remedios homeopáticos para el mal producido por el wifi y las mujeres ganando menos que los hombres por el mismo trabajo. Sigue habiendo ministras con pulseras mágicas o científicos con camisas inadecuadas. Me temo que la realidad no le va a dejar a mi conciencia sentirse feliz en el sillón. Y no vale con hacer una declaración genérica de que "espero que acabe el hambre en el mundo" como entrevistada en un concurso de mises... Habrá que moverse, aunque eso lleve a alinearse con etiquetas como "escéptico" o "feminista".

La figura la he tomado de aquí
Publicar un comentario en la entrada