domingo, 7 de septiembre de 2014

Mantener fría la lata de cerveza (en I&C)

En verano, latas y botellas de bebidas frías empiezan a calentarse nada más sacarlas de la nevera. Ese calentamiento se produce por dos causas, la transmisión de calor del aire por conducción, y la condensación de agua en el exterior del recipiente. Este segundo efecto lo podemos denominar "botijo inverso", ya que calienta la lata por el mismo fenómeno que refresca un botijo solo que al revés. El calor latente de evaporación enfría el botijo, y en la condensación calienta la lata. En ambientes muy húmedos el efecto botijo inverso es responsable de dos tercios del calentamiento de la lata. Para prevenirlo resultan efectivas las fundas de neopreno, o en su defecto envolver las latas en bolsas de plástico.


Aprovecho la ocasión para presentar la CIENCIASFERA, que es un "agregador" de artículos de divulgación científica que mantengan un estándares mínimos de calidad (ver detalles). Una nueva y brillante iniciativa de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco- EHU, con Juan Ignacio Pérez (@uhandrea) a la cabeza. Dado que mi blog en I&C está afiliado, también se puede llegar por allí a los mismos artículos. Esto de la red es realmente un enredo ;-)
Publicar un comentario